Más de 1,900 oaxaqueños asesinados durante la 4T | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Oaxaca

Más de 1,900 oaxaqueños asesinados durante la 4T

A pesar de la creación y despliegue de la Guardia Nacional, ha sido imposible contener o reducir los índices delictivos en todo el país, situación que se replica en Oaxaca


Más de 1,900 oaxaqueños asesinados durante la 4T | El Imparcial de Oaxaca

Han pasado 21 meses desde que Andrés Manuel López Obrador llegó a la presidencia de México con la promesa de hacer una profunda transformación del país, pero los resultados, al menos en materia de seguridad no han contenido la delincuencia en Oaxaca, ya que conforme a los informes oficiales y de organizaciones civiles, los principales delitos permanecen con las mismas tasas o incluso superiores en cuanto a incidencia por cada 100 mil habitantes.

Durante la administración de López Obrador sucedió el año más violento en cuanto a la incidencia de asesinatos se refiere para Oaxaca, desde que existe el conteo oficial que consta en los registros que lleva el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP): el 2019, con mil 199 homicidios dolosos. Es el año más violento en la historia reciente de Oaxaca.

En total, han sido mil 934 los asesinatos que han ocurrido en Oaxaca durante la administración de López Obrador, mil 199 en 2019; 603 de enero a julio del 2020 y los 77 asesinatos en diciembre del 2018, a esto se suman los 55 feminicidios ocurridos en este periodo.

Pero los homicidios no es el único delito que ha incrementado en los últimos 21 meses en Oaxaca. Según el portal especializado en seguridad elcri.men, la tasa de secuestros por cada 100 mil habitantes en diciembre del 2018 fue de 0.6, mientras que en julio de este año es de 0.8.

La tasa del delito de extorsión se ha mantenido durante estos meses, ya que en diciembre del 2018 fue de 4.2 y en julio de 2020 de 3.9 casos por cada 100 mil habitantes, aunque en marzo del 2019 alcanzó su pico máximo, con una tasa de 9.9.

Otro de los delitos que mostró una tendencia al alza fue el robo de vehículos con violencia, con una tasa en diciembre del 2020 de 8.8 casos por cada 100 mil habitantes por los 12.3 de julio del 2020.

Guardia Nacional no cumple

A pesar de que Oaxaca es uno de los estados en donde desplegaron a más elementos de la Guardia Nacional, la gran apuesta en materia de seguridad del presidente Andrés Manuel López Obrador, que inició operaciones durante 2019, este cuerpo de seguridad no cumplió con la promesa de contener y reducir la delincuencia, siendo el año pasado el más violento en la historia de la entidad.

Los resultados del informe Guardia Nacional: a un año de operación indica que “la inseguridad que se vive en el país es la consecuencia de haber promovido una corporación militarizada e inoperante, mientras se profundiza el abandono de las policías locales”.

El Observatorio de la Guardia Nacional, integrado por organizaciones civiles encargadas de vigilar el actuar de los organismos de seguridad pública, califica a esta corporación como un cuerpo militar que no podrá resolver los problemas de seguridad pública.

“A un año del inicio de sus operaciones, puede asegurarse que, lejos de lo prometido, la Guardia Nacional es una corporación militar y una extensión directa de las Fuerzas Armadas, ya que no hay una clara separación entre las funciones que desempeñan una y otras”, indicó el Observatorio.

En Oaxaca se desplegaron a cuatro mil 323 elementos de la Guardia Nacional hasta diciembre del 2019, siendo la cuarta entidad en el país con mayor número de elementos en las calles, misma posición que ocupa en la tasa respecto al número de elementos por cada mil habitantes.

“Las Fuerzas Armadas, sea cual sea su denominación o su adscripción formal, no podrán resolver los problemas de seguridad pública del país; no es su vocación y no están ahí sus fortalezas. Atender los graves problemas de seguridad no requiere de despliegues militares, sino de policías con atribuciones y capacidades de investigación, con una clara definición de vinculación ciudadana, y apoyados en una auténtica política de prevención”, señala el análisis.


 

Relacionadas: