Bomberos de Oaxaca, entre los mejores del país | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Especiales

Bomberos de Oaxaca, entre los mejores del país

Cada día los integrantes del Heroico Cuerpo de Bomberos se levantan con el único objetivo de servir a la ciudadanía y salvar vidas a pesar de las limitaciones a las que se enfrentan


Bomberos de Oaxaca, entre los mejores del país | El Imparcial de Oaxaca

A 63 años de su fundación, el Heroico Cuerpo de Bomberos de Oaxaca (HCBO), sigue cumpliendo con sus objetivos: prevenir, controlar y combatir incendios, realizar labores de rescate y salvamento, además de atender emergencias donde se encuentre en riesgo la vida y el patrimonio de los oaxaqueños.

Los datos:

  • 1954 año en el que surgió el Heroico Cuerpo de Bomberos
  • 6 estaciones de bomberos en todo el estado
  • 95 de los municipios incumplen con brindar auxilio a los ciudadanos
  • 24 horas seguidas trabajan los bomberos

Así comenzó todo

La idea de conformar el primer grupo de bomberos en Oaxaca surgió a raíz de un fuerte incendio que ocurrió en diciembre de 1954, en una Curtiduría, en las orillas del Centro Histórico.

El entonces gobernador Manuel Cabrera Carrasquedo ordenó que se atendiera el incendio y desde entonces se designó a elementos de la policía estatal para que atendieran las contingencias, en ese entonces los llamaron súper-numerarios, mismos que después adoptarían el nombre de bomberos. En un principio se les dotó de un vehículo y tambos de agua y cubetas, equipo con el que atendían los servicios de emergencia.

Por su forma de trabajar se les conoció también como bomberos de cubetas. Sus primeras instalaciones estuvieron ubicadas en la parte baja del Palacio de Gobierno, al mismo tiempo se les habilitó un espacio en la parte alta desde donde observaban el valle de la Verde Antequera.

Los testigos señalaron que cuando los bomberos veían una columna de humo salían para ver qué estaba pasando, pues a falta de equipos de comunicación en aquellos tiempos se las ingeniaban para auxiliar a la población.

Meses después, para dignificar el trabajo de los primeros tragahumos, el Gobierno del Estado adquirió el primer auto-bomba en Estados Unidos, y así, poco a poco se fortaleció esta institución que hoy en día dirige su director Manuel Maza Sánchez.

Infraestructura y equipamiento

Actualmente el cuerpo de Bomberos de Oaxaca depende de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), mismo que cuenta con seis instalaciones, cuatro ubicadas en la ciudad capital y municipios conurbados, una en el municipio de Juchitán de Zaragoza en el Istmo de Tehuantepec y otra en la agencia municipal de Puerto Escondido, en la región de la Costa, con un total de 160 elementos capacitados.

Existen otras estaciones que operan de manera independiente y pocas dependen de los municipios. En la Cuenca del Papaloapan opera una estación con ocho elementos recientemente asignados por la SSP.

Además se cuenta con tres estaciones municipales en Huajuapan de León, Santa María Huatulco, Santa Cruz Xoxocotlán y grupos independientes en Pachutla, Santa María Colotepec y San Pedro Mixtepec.

El 95 por ciento de los municipios incumplen

A pesar de que la Ley General y Particular de Protección Civil en el Estado señala que los municipios deben ser el primer respondiente ante una situación de emergencia, sea menor, mayor o desastre, el 95 por ciento de estos incumplen con esta obligación.

De los 570 municipios que integran el estado de Oaxaca, sólo los que se mencionaron anteriormente hacen un mínimo esfuerzo por contar con elementos de bomberos y el resto descuida la seguridad de sus gobernados.

“En Oaxaca desafortunadamente no hemos prosperado en ese sentido, muchas de las autoridades lo toman como un juego o se lo dejan todo al estado cuando esto debería tomarse como una responsabilidad de las autoridades municipales, porque aun cuando cobran impuestos y tienen recursos del ramo 33 en el fondo 4, estos recursos no los aplican y se van con la falsa idea de que tener una ambulancia en el centro de salud o en el hospital regional es más que suficiente, pero el día que se presenta una emergencia están buscando al taxista, al chofer del volteo o del camión de la basura para que manejen la ambulancia”.

Manuel Maza Sánchez, director del HCBO, señala que existen inversiones millonarias de los servicios de salud en atención a emergencias pero estos no suelen funcionar. “Las ambulancias las destinan para cualquier evento, menos para emergencias”.

“Esto es lamentable porque cuando viene una persona herida de alguna comunidad lejana siempre nos piden el apoyo, porque lo único que hacen en sus localidades es subirlo a la ambulancia, sin capacitación previa, ni siquiera esos operadores saben cómo manejar una ambulancia, en ese momento es cuando se acuerdan lo importante que es tener un cuerpo de bombero o servicios de emergencia con especialistas”.

“Esa es la enorme diferencia que existe entre contar con un cuerpo de bomberos profesional, esos trabajadores hacen lo que humanamente pueden, pero técnicamente no sirve, ser bombero no es solamente sofocar el fuego”.

Con más de 20 años de servicio, el jefe Maza, como le llaman dentro de la cooperación, explica que el abanico de servicios de la institución es muy amplio que consta de 45 servicios a la ciudadanía.

“No solamente nos dedicamos al control y combate de incendios, también participamos en búsqueda, rescate, salvamento acuáticos y sub acuáticos, rescate en montañas, tenemos una serie de servicios que aveces no se ven pero nosotros lo vivimos a diario, que alguien ya se cayó en el pozo o que las mascotas se atoraron en el árbol o en la alcantarilla, hasta los toros que se van a los pozos vamos a rescatar”.

Los traga humos coinciden en que ser bombero requiere de mucha disciplina, capacitación y un enorme pasión por servir. Alfonso Hipólito Morales, sub oficial con 23 años de servicio, es uno de los grandes veteranos que se mantiene firme para atender cualquier emergencia.

“Hemos atendido un universo de servicios, el que más recuerdo fue el hecho de rescatar a dos hermanos que fallecieron en Santa Lucía, cayeron en un pozo de 20 metros, pero como tenía gases tuve un desmayo que me provocó lesiones en la cara y pierna, por lo que estuve hospitalizado dos días”.

“Ese es el riesgo que se vive, cuando suceden estas cosas es porque nuestra función es atender todas las emergencias por más riesgosas que sean, nosotros entrenamos, practicamos todo para intervenir, a veces por la dificultad hay mucho peligro pero siempre que acudimos no pensamos en perder la vida, sino en salvar más vidas”.

Servicios más solicitados

Actualmente los servicios más solicitados por la ciudadanía destacan un 60 por ciento sobre los accidentes viales, en segundo lugar los reportes por fuga de gas, después el control de las abejas africanizadas y el cuarto rubro están los incendios forestales.

En temporada vacacional se diseñan operativos en carreteras, playas y zonas turísticas, “como en todas las instancias hace falta equipamiento pero podemos presumir que somos uno de los tres mejores instituciones en todo el país”, afirma el jefe Maza.

Llamadas de broma dificultan su labor

Uno de los obstáculos que enfrentan los elementos de bomberos son las llamadas de broma que llegan a los teléfonos de emergencia, pues 2 de cada 10 llamadas son de broma.

Con la operación del 9-1-1, disminuyeron considerablemente pero no se ha podido lidiar totalmente con este obstáculo, al igual que las falsas llamadas de amenazas de bomba.

Estas situaciones representan una pérdida de tiempo y de recursos para la institución, al movilizar un tren de auxilio que consta de un auto-bomba, vehículos de ubicación, ambulancia y una camioneta de herramientas, se llegan a invertir de 12 a 15 mil pesos, lo que representa una gran pérdida cuando ocurren estas llamadas de broma.


 

Relacionadas: