Arzobispo de Oaxaca pide no cerrar ojos ante pobreza
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Oaxaca

Arzobispo de Oaxaca pide no cerrar ojos ante pobreza

Necesitamos que nuestro mundo no se vuelva tan egoísta: PVV

Arzobispo de Oaxaca pide no cerrar ojos ante pobreza | El Imparcial de Oaxaca

No podemos cerrar los ojos ante mucha pobreza en nuestros pueblos, esconder nuestras manos, cerrar nuestros puños, ante la pobreza en las familias, afirmó el arzobispo de Antequera Oaxaca, Pedro Vásquez Villalobos. 

Tenemos que abrir nuestras manos y tenemos que tenderlas a los demás, dijo en su misa dominical; añadió que la gente pobre a veces nos deja una gran enseñanza. Se desprenden de su pobreza, a veces se quedan sin nada para compartirlo. 

Y los que a veces Dios los ha bendecido con bienes materiales, se piensan demasiado, le hacen cuentas al negocio, pero no al negocio de que Dios me va a recompensar sino al negocio de este mundo.

“No, es que si doy esto, híjole, no, pues se me viene abajo mi capital. Pues, con esa actitud se va a ir acabando el capital porque nos convertimos en egoístas, en avaros, sólo pensamos en nosotros”.

Tras insistir que no pensamos en los demás, agregó que hay muchas cosas que nos dice Dios cuando cerramos nuestro corazón, cuando nos volvemos insensibles, cuando no somos capaces de compartir, de desprendernos.

En este momento en que no hay trabajo, hay muchas personas se han quedado sin trabajo y a causa de que viven por el trabajo de cada día, pues están muy limitados.

Por qué no compartir con ellos, por qué no tener presente ahí esa partecita del Evangelio: si un vaso de agua das en mi nombre, no va a quedar sin recompensa. “Por qué no lleva un vasito de agua, que puede ser una despensita, que puede ser algunos medicamentos para algunos enfermitos que en este momento en que, de nuevo, nos ha tocado el dolor de los sismos, que ayudemos a reconstruir algunas casitas”.

En este espíritu de silencio, de recogimiento interior, hagamos que esta Palabra Divina llegue hasta nuestro interior. Ya la hemos escuchado por nuestros oídos y la hemos escuchado con fe, con mucha atención porque no es cualquier palabra, no cualquier mensaje, es mensaje divino, palabra de Dios.

Hay que enseñar a compartir, porque necesitamos que nuestro mundo no se vuelva tan egoísta. Que nuestros pueblos y familias piensen en los demás, porque así lo quiere Nuestro Señor, porque así lo dice en Su Palabra, porque así nos lo ha enseñado, precisó.