Crónica del pánico: 27 segundos de terror
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Oaxaca

Crónica del pánico: 27 segundos de terror

Entre el miedo y el movimiento de la tierra, la sombra del terremoto de 2017 volvió a aparecer.


Crónica del pánico: 27 segundos de terror | El Imparcial de Oaxaca

Un nuevo sismo superior a 7 grados de intensidad, ayer tomó por sorpresa a los oaxaqueños, quienes en su mayoría se mantienen en aislamiento social para evitar contagios de Covid–19. Entre el miedo y el movimiento de la tierra, la sombra del terremoto de 2017 volvió a aparecer.

El estruendo de las bocinas del Sistema de Alertamiento Sísmicos estallaron en la capital. La sirena detonó el pánico que estaba en resiliencia dentro de la memoria colectiva de los oaxaqueños que aún no olvidan aquel septiembre traumático de hace casi tres años en que dos terremotos sacudieron al estado.

No obstante los 27 segundos que duró el movimiento telúrico fue suficiente para generar psicosis y cuadros de crisis nerviosas en varios puntos de la capital y zona conurbada.

A través de videos que saturaron las redes sociales minutos después del fuerte temblor, familias oraban al momento en que graban el movimiento de la tierra, el crujir de las estructuras y alarmas de autos que se disparan.

En el centro de la ciudad, las cornisas de casas antiguas cedieron ante el abandono de sus propietarios y el brusco movimiento del suelo.

Poco después de las 11 horas, a través de los medios  digitales se ya se  conocían de los primeros daños en inmuebles y casas del primer y segundo cuadro de la capital, en donde  se desplegó el Ejército y brigadas de auxilio para levantar los escombros.

Otra  réplica de 5.2 grados ocurrida a las 11:31 dejó a muchas personas con crisis nerviosas.

Con el paso de las horas poco a poco se difundió la información de cinco personas muertas en las regiones de la Costa y Sierra Sur, derivado del sismo, así como daños a casas de adobe.

Funcionarios estatales fueron desplegados a la zona del epicentro en la Costa de Oaxaca para recorrer la región afectada y comenzar a atender a la población impactada por un nuevo sismo que generó sobresalto entre la población.

“No me podía parar”

Con el aislamiento por la contingencia como una recomendación ignorada, las calles de la capital estaban abarrotadas y los comercios funcionando cuando se sintió la fuerte sacudida de la tierra por el duro temblor que padeció el estado.

La señora Isabel, empleada de una tienda de ropa que se ubica sobre la calle de JP García, señaló que al escuchar las alertas sísmicas, inmediatamente trató de salir del local, “pero no me podía parar”.

“Estuvo muy fuerte, cuando intenté pararme de la silla me mareaba, me volví a sentar y cuando escuché que tronó el edificio de al lado como pude me volví a parar y me salí a la calle”.

A unas cuadras de este local, los elementos de la Policía Municipal y Protección Civil, acordonaron el templo de San Juan de Dios que presentó desprendimientos de cantera en la fachada principal y daños en las paredes que colindan con el mercado 20 de Noviembre.

“Afortunadamente no había gente al interior del mercado, porque si alguien le cae encima esas piedra lo mata, estuvo muy fuerte, pensamos que se había caído la iglesia”, comentaron las mujeres que venden tlayudas y tortillas en el acceso principal del mercado Benito Juárez.

Para los comerciantes del edificio denominado Casa Fuerte que se ubica entre las calles de Las Casas y Flores Magón, el susto fue mayor al percatarse de la caída de varias canteras que se encontraban en la marquesina. 

Francisco Javier Jiménez, comerciante establecido en este edificio, señaló que no se presentaron daños estructurales graves, únicamente el desprendimiento de cantera que se encontraba en la parte alta, así como de cantera en la marquesina.

“Son edificios viejos pero con buena cantera por eso han resistido mucho, en el sismo anterior hubo daños en la marquesina pero se repararon, esta vez también fue solo desprendimiento y no existe riesgo grave para los 25 locales que se encuentran en la Casa Fuerte”.

Francisco señaló que afortunadamente este martes no habían comerciantes ambulantes en la banqueta, “de lo contrario hubiéramos hablado de heridos porque esa calle de Flores Magón siempre ha sido un peligro”.

Al lugar acudieron elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), quienes a través del PLAN DNIII-E implementaron recorridos y acordonaron el área afectada.


aa

 

Relacionadas:

--------------------------------------
---------------------------------------