Vamos a luchar y a salir adelante: Arzobispo de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Oaxaca

Vamos a luchar y a salir adelante: Arzobispo de Oaxaca

La fuerza divina está en nosotros: Vásquez Villalobos

Vamos a luchar y a salir adelante: Arzobispo de Oaxaca | El Imparcial de Oaxaca
Foto: Internet

Al haber momentos de dolor a causa de la fragilidad humana se sufre física, moral y espiritualmente, expresó el arzobispo de Antequera Oaxaca, monseñor Pedro Vázquez Villalobos.

En tiempos de pandemia y al iniciar la fase de “Nueva Normalidad”, afirmó que vamos a salir adelante y vamos a luchar, no con su sola fuerza, “sino con la fuerza divina y con su voluntad”.

Por ello, para salir adelante se debe buscar la fuerza divina, la cual está en nosotros pero es necesario que tomemos conciencia y seamos conscientes de que necesitamos de otros.

En su homilía dominical, exhortó a la comunidad católica a dejarse fortalecer por el Espíritu Divino para salir adelante de cualquier problema y se debe pedir por esa fuerza que no se tiene. 

Lo que debemos hacer es confiar en el espíritu divino, dejar que el espíritu nos envuelva y poder ver está situación con ojos de fe. 

“Tenemos necesidad del Espíritu Santo para tomar decisiones fundamentales en la vida. No tome decisiones solo, invoque al espíritu divino”. 

Aceptó que habrá momentos en que se tendrá que invocar al espíritu para encontrar esa fuerza divina que está en nosotros, con la humildad que se necesita y sin soberbia. 

En domingo de Pentecostés, el arzobispo subrayó que es día en que se cumplió la promesa de Cristo a los apóstoles. La venida del Espíritu Santo tuvo lugar el quincuagésimo día después de la Resurrección de Jesucristo. Fue cuando el Padre envió al Espíritu Santo para guiarlos en la misión evangelizadora

En esta fecha se celebra el descenso del Espíritu Santo y el inicio de la actividad de la Iglesia, por ello también se le conoce como la “celebración del Espíritu Santo”. 

La fiesta de Pentecostés es el segundo domingo más importante del año litúrgico, después de la Pascua. Los cristianos tienen la oportunidad de vivir intensamente la relación existente entre la Resurrección de Cristo, su Ascensión y la venida del Espíritu Santo.

 

Relacionadas: