Conservan la quema del “viejito” | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Oaxaca

Conservan la quema del “viejito”

Esta acción representa deshacerse de todo lo malo que se vivió en el año que culmina


Conservan la quema del “viejito” | El Imparcial de Oaxaca

A unas horas de concluir el 2019, habitantes de la ciudad de Oaxaca y municipios conurbados ya se alistan para despedir el año viejo con la quema del tradicional muñeco del “viejito”.

De acuerdo a los fieles católicos, la quema del “viejito” representa deshacerse de todo lo malo que vivieron en el año que culmina y con ello, se reciben las mejores vibras en el nuevo año que está por comenzar.

Otros lo hacen por pura diversión familiar y acostumbran colocar juegos pirotécnicos en los muñecos hechos de cartones, papel estraza, ropa vieja y de papel periódico para despedir el año.

En un texto elaborado en su momento por el maestro y escritor, Miguel Ángel Chávez Romero, refiere que la quema del “viejito” es una tradición muy arraigada en la ciudad de Oaxaca y municipios conurbados, incluso a lo largo y ancho del estado de Oaxaca, en donde la gente lo realiza como ritual o bien solamente como diversión para convivir el día 31 de diciembre.

“Nuestros antepasados decían que la quema del viejo o viejito significa quemar las malas vibras y experiencias que se vivieron en el año que termina, para ellos el muñeco se viste con ropa que ya no se utiliza en la familia, inclusive alguna vestimenta que se consideren de mala suerte”.

Es por ello, que las familias que aún conservan esta tradición; acostumbran que minutos antes de que termine el año se queme el viejo para que se haya consumido en su totalidad cuando inicie el año nuevo y así comenzar con nuevas vibras, nuevas metas y nuevos propósitos.

Para continuar con estas costumbres, en varias viviendas ya se observan los muñecos de los “viejitos”, algunos colgando desde las azoteas, otros sentados en los patios, balcones o en los accesos de las vecindades.

De acuerdo con artesanos como don Germán López, estos muñecos anteriormente se elaboraban de madera, posteriormente de ropa vieja y ahora de papel periódico para evitar la contaminación ambiental.

Expuso que su costo en el mercado oscila entre los 200 hasta los 250 pesos, dependiendo de los tamaños. “Anteriormente se les colocaban cuetes pero ahora ya no dejan, si alguien le quiere seguir colocando ya es por su cuenta”, destacó.


 

Relacionadas: