Inseguridad y olvido, la condena en Catano, Etla - El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Especiales

Inseguridad y olvido, la condena en Catano, Etla

La empresa constructora que edificó este complejo de vivienda en el Valle de Etla, lo dejó a medias y quedó al desamparo de las autoridades que no brindan con solvencia los servicios básicos para tener una calidad de vida digna


  • Inseguridad y olvido, la condena en Catano, Etla
  • Inseguridad y olvido, la condena en Catano, Etla
  • Inseguridad y olvido, la condena en Catano, Etla
  • Inseguridad y olvido, la condena en Catano, Etla
  • Inseguridad y olvido, la condena en Catano, Etla
  • Inseguridad y olvido, la condena en Catano, Etla
  • Inseguridad y olvido, la condena en Catano, Etla

La inseguridad es una constante sombra que rodean al fraccionamiento Catano, localizado en San Isidro Catano, en el distrito de la Villa de Etla. En esa unidad habitacional viven aproximadamente mil 425 familias quienes se organizan de manera interna para enfrentar y resolver diversas necesidades para mejorar –ellos mismos- su calidad de vida, porque ninguna autoridad se hace responsable de ellos.

Después de varios años de su construcción, han sido los habitantes quienes buscan tener alumbrado público por medio de cooperaciones y de sus tequios, pues los gobiernos –estatal y municipal- se desentendieron completamente.

Situado a unos minutos de la Villa de Etla, a un costado de la carretera federal 190, Oaxaca-México por la libre, se declara como fraccionamiento autónomo porque no depende de alguna autoridad para administrar sus servicios básicos.

Únicamente la energía eléctrica la pagan ante la Comisión Federal de Electricidad (CFE), no obstante, otros servicios como agua, se abastecen de sus dos pozos profundos y de su organización depende de las mismas personas.

En un sondeo realizado entre las familias que la habitan, comentan que las empresas desarrolladoras los lanzan a su suerte porque no tienen garantizado nada.

“La inseguridad es un tema que preocupa porque han entrado a robar a las casas, la carretera es peligrosa de noche y la gente baja en la carretera y camina para llegar a sus casas en medio de la oscuridad”, se quejó una vecina de este espacio.

Y es que, en la zona donde se encuentra este fraccionamiento se ubican varios centros de vicio, principalmente bares, aunado a la falta de seguridad constante para las personas que habitan en este lugar.

“Magdalena Apasco nos manda el rondín de la patrulla por la noches, pero es insuficiente, tampoco tenemos los recursos para contratar seguridad privada y aunque estamos organizados sí queremos mayores garantías”, añadió.

De acuerdo con los habitantes del lugar, se han registrado robos en la carretera de acceso porque el transporte deja a varios metros de distancia a las personas de sus viviendas y tienen que caminar.

Para tener alumbrado en sus calles, tuvieron que hacer cooperaciones entre los colonos para colocar postes con focos y desde sus viviendas colocaron la luz externa para que ayude a la visibilidad al oscurecer.

La entrada ya cuenta con alumbrado, pero es insuficiente por la falta de vigilancia en esta zona, denunciaron algunos habitantes que circulan por la zona de manera constante.

Este fenómeno, aunado a la distancia respecto a los centros de trabajo de los habitantes y los gastos que representa el traslado de la ciudad de Oaxaca al fraccionamiento son motivos para el abandono de las casas-habitación, donde los patios ya tienen maleza y basura en su entorno.

La migración de las familias de ese lugar se muestra como ejemplo en la calle Laurel, en donde, de 59 casas, 17 están abandonadas; pero también en otras manzanas la situación es similar.

Al dar un recorrido por una parte del fraccionamiento se notó el abandono, así como en algunos espacios los ponen en renta o en venta, como una opción para recuperar lo invertido en su adquisición.

Quienes habitan en este lugar son cotizantes al Infonavit o del FOVISSSTE, y al llegar a este espacio tuvieron varias promesas de las empresas desarrolladoras sin que ninguno se cumpliera.

“Como en todos los fraccionamientos, prometen cosas y no las cumplen porque después nadie se quiere hacer cargo de nosotros”, se quejan.

Catano busca tener mejores condiciones y un transporte que les garantice la llegada de sus hogares. Además que, buscan tener más apoyo para la vigilancia porque en ese lugar habitan centenas de personas.

Las empresas desarrolladoras de unidades habitacionales compraron los terrenos en medio de inconformidad de las poblaciones y no conciliaron, fue así como heredaron los conflictos a quienes requieren de un espacio donde vivir.

 

Comprar casa, sueño imposible

Un oaxaqueño tendría que trabajar 56 años sin gastar ni un solo peso de su salario para poder adquirir una casa en la ciudad de Oaxaca, pues de acuerdo con el portal de internet Propiedades.com, una vivienda en la capital oaxaqueña tiene un costo de dos millones 840 mil pesos en promedio.

La Subsecretaría de Empleo y Productividad Laboral de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STYPS), señala que un oaxaqueño gana en promedio cuatro mil 200 pesos al mes, 50 mil 400 pesos al año, muy lejos del costo real de una casa.

En el Centro de la ciudad de Oaxaca se concentran las casas con el valor más alto, con un promedio de cinco millones 929 mil 922 pesos, seguido por los cinco millones 095 mil 828 pesos que cuesta una casa en San Felipe del Agua.

Cuatro millones 954 mil 265 pesos es el promedio del costo de una vivienda en la colonia Reforma, mientras que en Trinidad de las Huertas es de cuatro millones 590 mil 118 pesos, por los dos millones 920 mil 001 pesos de la colonia Volcanes.

Las casas que alcanzan estos precios se conforman por dos recámaras, dos baños, estacionamiento y que sea nueva, siendo Pueblo Nuevo el lugar en donde se podría adquirir una vivienda de estas características con el menor valor, con un millón 475 mil 606 pesos.


 

Relacionadas: