Ciudad Yagul, dormitorio gigante
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Especiales

Ciudad Yagul, dormitorio gigante

Un traslado de dos o tres horas diarias, un servicio de transporte costoso y deficiente, aunado a sueldos raquíticos hacen que los condominios ubicados en la periferia sean solo dormitorios gigantes


  • Ciudad Yagul, dormitorio gigante
  • Ciudad Yagul, dormitorio gigante
  • Ciudad Yagul, dormitorio gigante
  • Ciudad Yagul, dormitorio gigante
  • Ciudad Yagul, dormitorio gigante
  • Ciudad Yagul, dormitorio gigante
  • Ciudad Yagul, dormitorio gigante
  • Ciudad Yagul, dormitorio gigante
  • Ciudad Yagul, dormitorio gigante
  • Ciudad Yagul, dormitorio gigante
  • Ciudad Yagul, dormitorio gigante
  • Ciudad Yagul, dormitorio gigante
  • Ciudad Yagul, dormitorio gigante
  • Ciudad Yagul, dormitorio gigante
  • Ciudad Yagul, dormitorio gigante
  • Ciudad Yagul, dormitorio gigante
  • Ciudad Yagul, dormitorio gigante
  • Ciudad Yagul, dormitorio gigante
  • Ciudad Yagul, dormitorio gigante
  • Ciudad Yagul, dormitorio gigante
  • Ciudad Yagul, dormitorio gigante

Los altos costos del traslado diario, servicios básicos deficientes, entre otros factores inciden para que el 30 por ciento de las viviendas de este fraccionamiento localizado a poco menos de una hora de distancia de la ciudad de Oaxaca, estén abandonadas.

En estimaciones, el 90 por ciento de los jefes o jefas de familia únicamente llega a dormir y en la mayoría de los casos son padres o madres ausentes porque no pueden dedicar tiempo a los hijos.

En la ciudad de Oaxaca y zona conurbada hay decenas de fraccionamientos y unidades habitacionales, siendo Santa Cruz Xoxocotlán el que más concentra este tipo de edificaciones.

Entre los fraccionamientos más lejanos está Ciudad Yagul, perteneciente a Tlacolula de Matamoros, y el fraccionamiento de San Isidro Catano en la jurisdicción de Magdalena Apasco, Etla.

Son dos espacios que están a varios kilómetros de la ciudad de Oaxaca, sus servicios básicos son deficientes y la seguridad no es garantizada para quienes habitan los fraccionamientos.

Las personas tienen acceso a estas viviendas a través de un crédito otorgado por el Infonavit, al adquirir la vivienda la deuda alcanza los 400 mil pesos que pagarán en 30 años o más.

De acuerdo con el urbanista, Lázaro García Saavedra, la tendencia de crear ciudades dormitorio fue utilizada hace años en las ciudades industriales Europeas con la finalidad de orientar y encauzar el desarrollo ordenado de los centros de población.

Sin embargo, actualmente, la tendencia ha quedado desfasada ante el incremento desordenado de centros de población y además, por el excesivo desorden y la falta de planeación en aspectos fundamentales de vialidades.

Añadió que el área metropolitana de la ciudad de Oaxaca, la cual comprende 23 municipios conurbados, mismos que surten de mano de obra a la ciudad capital para el comercio y los servicios, en varias de esas demarcaciones han proliferado las mal llamadas “ciudades dormitorio”.

 

Casas vandalizadas, llenas de basura

Tres de cada 10 casas y condominios podrían estar abandonados en el fraccionamiento Ciudad Yagul.

La gente no soportó el gasto que representa trasladarse diariamente de ese lugar a la ciudad de Oaxaca, donde la mayoría trabaja.

Pese a que una gran cantidad de viviendas está deshabitada, la empresa Génesis 2000 de Grupo Modelo sigue construyendo más manzanas –aunque actualmente las obras están paradas- y con eso, aumentará el número de personas.

“Estamos aquí no por gusto, si no por necesidad, porque nuestro crédito para esto nos alcanzó”, dijo la dueña de una casa de interés social.

El presidente del fraccionamiento, Eloy Domingo Cabanzo Enríquez estimó que el 30 por ciento de más de 3 mil casas está en abandono.

En un recorrido que realizó EL IMPARCIAL se constató que la migración de las familias ha dejado las viviendas a merced de los vándalos.

En algunos casos, personas ajenas al fraccionamiento han invadido las casas que se encuentran deshabitadas.

Sobre una de las calles principales de la tercera etapa, hay una casa llena de maleza, sin puertas ni ventanas y en su interior hay basura acumulada.

“Hay gente que viene a dejar sus desechos creando focos de infección”, comentaron algunos vecinos porque está edificación está en medio de otras casas donde sí hay gente viviendo, incluso pequeños negocios.

Tatiana una de las habitantes de Ciudad Yagul comentó que sus familiares también compraron una vivienda en este lugar, no obstante, la distancia y los gastos los hicieron mudarse a una vivienda más cercana de la ciudad.

Tatiana es empleada de una tienda departamental y se encontraba en su domicilio porque era su día de descanso, de lo contrario pasa el día en su centro de trabajo y regresa a su casa hasta la noche.

Mariana decidió dejar la renta en este espacio habitacional porque el salario que recibía era irrisorio y los gastos excesivos.

La joven relata que ella y su esposo tenían que transportarse a diario en colectivo y en ocasiones llegaron a contratar un taxi especial para no llegar tarde al trabajo. Algunas veces tuvieron que quedarse a dormir en lugares cercanos sus centros laborales pues concluyeron que gastaban más en transporte de lo que ganaban.

“Nos fuimos porque es mucho el gasto del traslado. La falta de vivienda te hace pagar caro por vivir en casas de interés social”, comentó.

En Ciudad Yagul, las casas tienen un pequeño espacio de cocina-comedor y sala, dos pequeñas recámaras y un baño.

En una de las casas abandonadas hay un aviso, le piden al dueño del inmueble que pase a liquidar los 42 meses de atraso que tienen en el pago de su vivienda. El monto de la deuda asciende a 82 mil pesos.

Lo mismo ocurre con algunas familias que habitan el fraccionamiento Catano porque todas sus actividades las realizan en la ciudad.

“Trasladarnos sería muy peligroso por la carretera a Etla y en el gasto en la gasolina sería un buen recurso”, dijo Maritza Morales.

Catano se ubica a unos 15 minutos de la Villa de Etla, y se trata de una unidad donde la gente sólo se va a dormir y regresa al día siguiente a la ciudad a realizar sus actividades.

 

Yagul pide certeza jurídica

“Podemos decir que ( Yagul) es uno de los fraccionamientos más grandes y más pobres. Estamos a la deriva, no hay certeza jurídica, ninguna administración ha municipalizado los servicios”, expresó el presidente del fraccionamiento, Eloy Domingo Cabanzo Enríquez.

Por parte de Tlacolula, llámese del color que sea, ninguna autoridad le ha entrado porque saben que dar respuesta es hacerse responsable de las necesidades de quienes la habitan.

Aunque tienen todos los servicios, no dejan las deficiencias en el servicio del agua y en materia de seguridad, por eso, buscan respaldo de algún gobierno.

Te venden una casa con engaños, donde te ofrecen todos los servicios básicos y una buena infraestructura, pero el Infonavit lo que hace es ofrecerte las casas y venderlas, pero los responsables de la casa no responden, comentaron.

 

¿Cuánto gastan por ir a Ciudad Yagul?

Una persona sin vehículo, gasta en trasladarse, en camión, hasta 20 pesos, pero si opta por el servicio de taxi colectivo, es costo se eleva a 25 pesos, ambos transportes llegan a la central y gastan un poco más para llegar a sus centros de trabajo.

“Un 50 por ciento del salario se va al transporte, sumando la comida, los gastos de la escuela de los hijos, vienes gastando unos 250 pesos diarios o más”, dijo el presidente de la unidad habitacional.

Cabanzo Enríquez atribuyó al gasto excesivo que este fraccionamiento no prospere y que la gente únicamente se dedique a trabajar para sobrevivir.

“No prospera este lugar y sufre de cierto abandono, porque los sueldos no dan para más. La mayoría somos empleados de tercer rango, no somos jefes; tenemos trabajos donde los sueldos son bajos”, comentó.

Por eso, los inquilinos consultados sobre las condiciones en las que se encuentran coinciden que se convierten en casas dormitorio donde los hijos no ven al padre o a la madre.

“El 90 de los que viven en el fraccionamiento tienen como rutina irse temprano, a las 5:30 o 6:00 horas y regresar después de las 22:00 horas”, añadió Eloy Cabazo.

Quien vive en Ciudad Yagul realiza diariamente el denominado gasto fantasma u hormiga, que al final de la quincena suma más de 3 mil pesos, sin contar el dinero que requieren los escolares de cada familia ni lo relacionado a la salud, vestido, entre otros.

El presidente del Consejo de Honor y Justicia de la Agrupación Colegiada de Profesionales del Desarrollo Urbano de Oaxaca, dijo que este es un ejemplo de fraccionamientos mal planeados, hechos como un vil negocio por desarrolladores de vivienda que aprovechándose del desconocimiento de las autoridades municipales, crean un mayor problema.

“Quienes tienen la necesidad de adquirir estas viviendas, se suman a sus bolsillos los problemas de vialidad y sobretodo un costo económico alto en cuanto a transporte; de acuerdo con estudios un trabajador no debe gastar más del 10 por ciento de su salario en transporte, sin embargo, para vivir en cualquiera de estos fraccionamientos, se llega a destinar hasta un 20 por ciento”, abundó.


aa

 

Relacionadas:

--------------------------------------
---------------------------------------