Con un colchón en el piso, Airbnb la "rompe" en Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Especiales

Con un colchón en el piso, Airbnb la “rompe” en Oaxaca

La plataforma transnacional no paga impuestos en el estado, ni invierte en infraestructura, además que, por la modalidad de renta, evade todo tipo de reglamentación de gobierno, pues ni siquiera genera empleos y, si lo hace, es en la informalidad


  • Con un colchón en el piso, Airbnb la “rompe” en Oaxaca
  • Con un colchón en el piso, Airbnb la “rompe” en Oaxaca
  • Con un colchón en el piso, Airbnb la “rompe” en Oaxaca
  • Con un colchón en el piso, Airbnb la “rompe” en Oaxaca
  • Con un colchón en el piso, Airbnb la “rompe” en Oaxaca
  • Con un colchón en el piso, Airbnb la “rompe” en Oaxaca

NÚMEROS DE AIRBNB EN OAXACA

3,400

espacios ofreceAirbnb en Oaxaca

$53,200

al año, ganancia de un anfitrión típico

36 mil

viajeros se alojaron en un Airbnb en el verano de 2018

La plataforma en línea para renta de alojamiento Airbnb se lleva una buena tajada sin invertir y sin responsabilidad alguna por los 3 mil 400 espacios que oferta en Oaxaca, solo los anfitriones pagan el 3% de Impuesto sobre el Hospedaje y nada más, lo que pone a los hoteleros locales en desventaja para competir pues el sector está obligado a regulaciones, exigencias de seguridad y pago de varios impuestos.

Para rentar habitaciones de casas o departamentos no hay restricciones oficiales, solo las reglas que rigen a los anfitriones de Airbnb, por lo que, si el cliente lo decide, pueden rentarle desde un colchón inflable en el piso de una habitación, sin tener que cumplir con reglamentos de salubridad o seguridad, además que no pagan una serie de impuestos que los hoteleros deben asumir, como exponen empresarios del ramo.

“En tan sólo un año, la cantidad de reservas para el primer día a la ciudad (por la Guelaguetza) creció un 50% y ya supera en convocatoria a otros eventos como Semana Santa, en abril”, indicó la plataforma digital a través de un comunicado de prensa.

Desde el punto de vista de hoteleros, la propuesta del Secretario de Turismo Federal, Miguel Torruco, de cobrar el impuesto sobre hospedaje para regular a quienes oferten cuartos a través de plataformas de internet, es insuficiente.

Toda vez que son ellos quienes pagan muchas más cargas tributarias que sólo esa, mismas que van desde la nómina, hasta los seguros y los impuestos locales, “nosotros generamos empleos, ellos, no”, aseguró Salvador López, empresario del ramo y con décadas de dedicarse al hospedaje en la periferia de la ciudad.

Cita que como sector formal y debidamente regulado, tienen la obligación de pagar desde que se inicia la construcción de un hotel como el uso de suelo, así como agua e impuestos como el ISR, el IVA, el impuesto sobre nómina, impuesto sobre hospedaje, Infonavit, seguro social, entre otros.

Por lo cual solicita al gobierno federal “piso parejo” para todos los que se dedican al ramo hotelero y turístico compitan en igualdad de circunstancias, sin ventajas de alguno de los actores.

 

LAS DESVENTAJAS DEL SECTOR FORMAL

Cabe mencionar que Oaxaca capta menos de 1% de los turistas internacionales que llegan a México, pese a ser uno de los estados con mayores atractivos turísticos a nivel nacional, según el propio análisis del gobierno estatal.

“La oferta formal de experiencias turísticas es pobre y enfrenta una notable competencia desleal, así como la práctica de servicios informales y no especializados; en parte, esto se debe a la debilidad que persiste en la cadena que vincula la oferta turística como un todo”, cita el documento oficial.

Advierte que los destinos turísticos comunitarios no han logrado apoyo suficiente para consolidar su producto como resultado de la dificultad de acceso a programas federales de financiamiento, además de la dispersión de los recursos económicos aportados por las diferentes instancias fomentadoras.

A esto se suma que el marco normativo turístico no faculta al Gobierno estatal para realizar verificaciones y recomendaciones en la prestación de servicios, lo cual reduce la confiabilidad de la información en este rubro y limita las oportunidades de crecimiento en la calidad de servicios turísticos y asociados que se prestan en los destinos de la entidad.

De donde existe una gran dependencia del turismo doméstico, ya que sólo 3.7% de quienes visitan el estado corresponde al turismo internacional, y 96.3% restante al turismo nacional, en cuanto a la oferta de hospedaje, de un total de 27,818 cuartos disponibles en la entidad, apenas 42% posee calidad turística.

 

GANANCIAS SUFICIENTES, OBLIGACIONES POCAS

Por la renta de un departamento con una habitación, baño, sala, comedor, horno de micro ondas, Mariel Cuevas llega a tener ingresos mensuales hasta por seis mil pesos.

Aunque no es su ingreso formal, dado que su profesión le ha dado un empleo en el sector gubernamental, observa en la plataforma una magnífica oportunidad de negocio, dado que a lo único a que está obligada es a mantener limpio el sitio.

Sin embargo admite que el 3% retenido como impuestos al hospedaje, no incluye ninguna prestación extra para el huésped, dado que en la página de internet del sitio, únicamente se publican los servicios contemplados.

“Mi departamento se encuentra ubicado en la zona del Ex Marquesado y se ha ofertado hasta en 400 pesos por noche para dos personas, hay temporadas en que se tiene ocupado en varias ocasiones, pero no siempre es así”, destaca.

Respecto a las ventajas que ofrece la plataforma de hospedaje por internet con relación a los hoteles, señala que son los precios, pues el gasto para los viajeros se reduce hasta en 30 o 40%, además del trato que es personal y las experiencias, pues están como en casa.

Comenta que no está obligada a alguna supervisión de Protección Civil, tampoco a contar con salidas de emergencia a pesar de que Oaxaca es un estado altamente sísmico, ni siquiera tiene que tener extinguidores.

No obstante, algunas irregularidades en este tipo de plataformas son básicamente, no contar con domicilio fiscal, ni teléfonos en México, además de desligarse de responsabilidades durante la prestación de los servicios de alojamiento y turísticos que se ofrecen en el sitio.

 

CRECE AIRBNB EN OAXACA

Datos de la plataforma indican que hasta 2018, contaban con más de 3 mil 400 espacios rentados, además que la ganancia anual de un anfitrión típico es de 53 mil 200 pesos, es decir 4 mil 433 pesos en promedio mensual.

“En mercados como Oaxaca, esto se traduce en que viajeros puedan llegar a cualquier rincón de las ocho regiones del estado. Por ejemplo, tan sólo el verano pasado, 36 mil viajeros que visitaron la entidad se alojaron en un Airbnb, ampliando la oferta turística y la derrama económica en la entidad”, asegura en su plataforma web.

Añade que las “Experiencias agregan valor a la promoción de cultura, arte y tradiciones del estado, al mismo tiempo, suman una fuente de ingresos para locales que deciden convertirse en anfitriones de Experiencias: ampliando la oferta de actividades en el destino y repartiendo los beneficios que llegan con los viajeros entre un mayor número de oaxaqueños”.

La mayoría de los viajeros nacionales proviene de Ciudad de México, Puebla y Tijuana; y a nivel internacional, de Estados Unidos, seguidos por Francia y Canadá, España y Australia.

 

¿Quién puede ser anfitrión en Airbnb?

De acuerdo a la página web de la empresa en donde precisa que “podrás anunciar un colchón inflable en un departamento, una casa entera, habitaciones en bed and breakfast o posadas, una casa del árbol en medio del bosque, un barco o un castillo encantado”, es decir que no hay restricciones ni un estándar de calidad para las ofertas de hospedajes, sino que los usuarios solo se basan en las opiniones de quienes ya pasaron por lo lugares en oferta.

Además que, como servicios básicos para el huésped solo exige:

Papel de baño
Jabón (para manos y cuerpo)
Una toalla por huésped
Una almohada por huésped
Sábanas para cada cama


 

Relacionadas: