Investigador oaxaqueño desarrolla bioinsecticida contra el dengue | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Especiales

Investigador oaxaqueño desarrolla bioinsecticida contra el dengue

Investigador oaxaqueño busca reducir el daño ambiental que generan los químicos que se utilizan para el control de insectos como los mosquitos.


  • Investigador oaxaqueño desarrolla bioinsecticida contra el dengue
  • Investigador oaxaqueño desarrolla bioinsecticida contra el dengue
  • Investigador oaxaqueño desarrolla bioinsecticida contra el dengue
  • Investigador oaxaqueño desarrolla bioinsecticida contra el dengue

Ante la proliferación de los mosquitos transmisores de enfermedades como el dengue, chikungunya y zika, el investigador en entomología del Centro Interdisciplinario de Investigación para el Desarrollo Integral Regional Unidad Oaxaca (CIIDIR), Rafael Pérez Pacheco, desarrolló un bioinsecticida amigable con el medio ambiente.

Pérez Pacheco explicó que el proyecto nació desde hace 25 años, a petición de las mismas autoridades para reducir el daño ambiental que generan los químicos que se utilizan para el control de insectos como los mosquitos.

“Hemos estado trabajando desde hace 25 años para crear una alternativa biológica para matar mosquitos, eso es con el objetivo de evitar el uso de insecticidas que han causado mucho problema.

Este proyecto nació a petición del gobierno porque el uso irracional de químicos generó en su momento una fuerte presión a nivel internacional por los daños que causa al medio ambiente como el uso del DDT”.

“Entonces para eliminarlo en México este proyecto fue clave porque demostramos que sí hay alternativas biológicas para reducir los problemas de los mosquitos y de esa forma se evitó el uso del DDT”.

Señaló que tras realizar varias pruebas descubrieron que mediante el uso de nematodos parásito se puede eliminar las larvas que producen los mosquitos. “Cuando se aplica en el agua son microscópicos, pero cada hembra de esos gusanos llega a poner hasta 7 mil huevecillos, entonces nosotros los cultivamos en el laboratorio y cuando decidimos aplicarlos en los cuerpos de agua, donde existen larvas de mosquitos nos percatamos que es su principal fuente de alimentación”.

“Mediante aspersoras como las que se utiliza en la agricultura, se le pone un poco de agua y se aplica en los cuerpos de agua estancado o en ríos y arroyos, estos nematodos tienen características muy importantes porque tienen en su cabeza estructuras sensoriales que detectan las larvas de los mosquitos y cuando están cerca, la penetran con su estilete y se meten en el cuerpo de la larva, después de 6 a 8 días dependiendo de la temperatura la larva se parte en dos y se mueren porque el gusano ya crece y sale del cuerpo de la larva, eso hace que la mate automáticamente”.

Refirió que dependiendo de la cantidad de mosquitos que se aplica en un cuerpo de agua, “es lo que tarda en matar las larvas, si se usa una gran cantidad pueden trabajar en unos dos o tres días para eliminarlos”.

 

Desdeñan método amigable

El investigador destacó que a pesar de los graves problemas que se viven actualmente en Oaxaca y en otros estados del país, el gobierno local y nacional no se ha interesado mucho en aplicar este método amigable con el medio ambiente, por lo que se ha visto obligado a promoverlo en otros países.

“Estamos trabajando en países como Cuba y Estados Unidos aplicando esta alternativa, hace 15 años ya lo aplicamos en los cuerpos de agua en la región de la Costa de Oaxaca, el detalle es que en la Secretaría de Salud, los jefes de vectores siempre nos limitaban porque ellos prefieren siempre el uso de químicos, a nosotros nos han visto como competencia y no nos dan la oportunidad de que nosotros participemos”.

En los últimos años los talentos e inventos que han surgido en tierras oaxaqueñas y mexicanas, han tenido que migrar para poder sobresalir, ya que desafortunadamente no cuentan con el apoyo de los diferentes niveles de gobierno.

El doctor Rafael Pérez Pacheco, señaló que a nivel internacional es el único método reconocido como un bioinsecticida amigable con el medio ambiente. “Somos únicos haciendo esto, llevamos aplicándolo en 40 países con resultados extraordinarios, en un tiempo se utilizó en México pero después declararon que ya no había paludismo y que ya no se debería aplicar, pero a la fecha los problemas continúan”.

“El paludismo es difícil de que se erradique completamente porque tenemos cerca países como Guatemala donde tienen serios problemas, entonces los mosquitos pasan y no piden permiso”.

 

Insecticidas dañan medio ambiente

Para el especialista, los químicos que se utilizan en el sector salud siguen siendo dañinos para el medio ambiente, incluso para la salud de los seres humanos, por lo que expuso que continuará promoviendo su proyecto, esto con la finalidad de rescatar y cuidar el medio ambiente.

En varios municipios ubicados en el valle eteco, los pobladores han prohibido el uso de químicos para combatir la proliferación del mosquito transmisor del dengue, ya que estos materiales que utiliza el sector salud también arrasa con insectos como las abejas que son de vital importancia para el ciclo de las flores y otras cosechas que se consumen en los Valles Centrales.


 

Relacionadas: