Don José Estefan, un hombre que amó a Oaxaca | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Oaxaca

Don José Estefan, un hombre que amó a Oaxaca

El incesante promotor de la riqueza cultural de Oaxaca y político, falleció este martes rodeado de sus seres queridos


  • Don José Estefan, un hombre que amó a Oaxaca
  • Don José Estefan, un hombre que amó a Oaxaca
  • Don José Estefan, un hombre que amó a Oaxaca

Siempre dedicado a promover la cultura y el folclor de Oaxaca, impulsor de la muestra cultural Presencia de Oaxaca en México durante 47 años, don José Estefan Acar falleció la tarde de ayer, arropado por sus familiares y con todos los auxilios espirituales.

Incansable impulsor de la cultura nacional, ofreció durante toda su vida el mosaico espléndido y referente indiscutible de nuestra cultura, que durante más de cuatro décadas se presento a propios y extraños.

Don Pepe siempre se caracterizó por su don de gentes, su trato afable y su enorme bonhomía.

Originario de Santo Domingo Tehuantepec, nació en el año de 1934. Miembro del PRI desde 1967, diputado federal en dos ocasiones, en 1970 a 1973 y de 1982 a 1985. Dirigente estatal de la Confederación Nacional de Organizaciones Populares (CNOP), director General de Turismo y Director General de Información del Gobierno del Estado de 1980 a 1981. También fue delegado de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco).

Fue uno de los pocos políticos y servidor público con bien ganada fama de hombre íntegro y honesto, y a quien se le mencionaba que era el único caso de empobrecimiento explicable.
Diputado federal en la 48 Legislatura, a lado del líder nacional del desaparecido Partido Popular Socialista (PPS), Francisco Ortiz Mendoza, porque la fortuna familiar de don José vino a menos al ponerla al servicio de la política oaxaqueña.

Invitado a participar en política por Víctor Bravo Ahuja, aportó recursos de las empresas familiares a su campaña a gobernador de Oaxaca y las empresas quebraron. Años después Bravo Ahuja pidió perdón a doña Michelle Chidiac por invitar a la política a don Pepe.

También fue representante popular en la 52 Legislatura, y presidente del Patronato Oaxaqueño de Cultura Popular desde donde impulsó la Presencia de Oaxaca en México, evento que se realizaba dos veces al año y cuya finalidad era promover la cultura y propiciar los viajes de los turistas nacionales a los destinos a esa entidad.

Este importante evento que mostró durante décadas lo que tiene Oaxaca para atraer turistas nacionales e internacionales, se inició durante el Gobierno del extinto licenciado y profesor Manuel Zárate Aquino, llevando a la capital del país el atractivo para traer turismo y llenar la capital del estado de visitantes.

Sin duda, los oaxaqueños recordaran a José Estefan Acar como el promotor incansable de la cultura, música, tradiciones y gastronomía, quien a través del Patronato Oaxaqueño de Cultura Popular ha llevo la a la Ciudad de México la presencia de Oaxaca.

Hace apenas unos días, Estefan Acar acudió a Puebla, para inaugurar la Presencia de Oaxaca en Puebla, una feria que se realizó del 21 al 30 de junio, para fomentar el turismo y fortalecer los lazos entre ambas entidades, a lado del gobernador Guillermo Pacheco Pulido.

Recibió infinidad de reconocimientos, entre ellos, el reconocimiento al Mérito Profesional por más de 50 años de difundir la riqueza artística, cultural y gastronómica con sus exitosas Presencia de Oaxaca en México.

Le sobreviven su esposa Michelle Chidiac, su hija Michelle y sus hijos Jorge Charbel y José Enrique. Descanse en paz.