En la Chinantla de Oaxaca, avanza la Ruta del Jaguar | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Oaxaca

En la Chinantla de Oaxaca, avanza la Ruta del Jaguar

La Chinantla es una de las zonas mejores conservadas en el país.


En la Chinantla de Oaxaca, avanza la Ruta del Jaguar | El Imparcial de Oaxaca

A más de 15 años de haber iniciado su conservación y rescate, los bosques y las selvas que se ubican la zona de la Chinantla Alta, es una de las mejores conservadas en el estado de Oaxaca.
Fernando Mondragón, integrante del Comité de Recursos Naturales de la Chinantla Alta (CORENCHI), destacó que estos avances se han logrado gracias a los mecanismos de conservación comunitaria que se aplica en las comunidades participantes.

En ello se involucraron comunidades indígenas como Santa Cruz Tepetotutla, San Antonio del Barrio, San Pedro Tlatepusco, Santiago Tlatepusco y San Antonio Analco, estas cinco del municipio de San Felipe Usila y, la comunidad Nopalera del Rosario, del municipio de Valle Nacional.

En este proyecto se consideraron varios temas como abatir problemas de índole social y económica, la crisis del campo mexicano y la caída en los precios del café, problemas que han repercutido en el nivel y calidad de vida de la población chinanteca, lo que ha puesto en riesgo la permanencia de su importante riqueza natural.

Refirió que una de las opciones de trabajo fue la gestión ante la Comisión Nacional Forestal (CONAFOR), a través del programa de PSAH, debido a que la Chinantla es una de las zonas de mayor precipitación pluvial en el país.

“El agua que se produce allí beneficia a varias poblaciones del estado y es considerada un motor para las grandes industrias (como la presa Temascal, que produce la mayoría de energía eléctrica que necesita Oaxaca). Contribuye también a la actividad industrial en la producción de papel, azúcar, alcohol y cerveza”.

El área de conservación abarca más de 30 mil hectáreas, en donde hoy en día no solamente se cuidan los bosques y las selvas, sino también se realizan proyectos productivos como actividades ecoturísticas, producción de miel, plantas de vainilla, cacao, entre otras.

“Una de las funciones más importantes que se implementaron es no permitir el cambio de uso de suelo, prohibir la cacería y los pueblos se asumieron como parte de la fauna silvestre, por eso se han recuperado las especies nativas como el jaguar”.

En ese sentido, expuso que próximamente se probará un sendero que se le denominará la Ruta del Jaguar, la cual podría recorrerse hasta de 7 a 8 días.

Este proyecto de conservación fue expuesto durante el Sexto Seminario Internacional de Patrimonio Agroindustrial, donde participaron productores y comunidades indígenas de Oaxaca que promueven el mercado local, mediante la conservación de materiales nativos.


 

Relacionadas: