¿Porqué este 2024 es año bisiesto?
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Nacional

¿Porqué este 2024 es año bisiesto?

Una rareza del calendario que ocurre cada cuatro años y que agrega un día adicional al mes de febrero


¿Porqué este 2024 es año bisiesto? | El Imparcial de Oaxaca
Foto: Internet

 

El año 2024 será un Año Bisiesto, una rareza del calendario que ocurre cada cuatro años y que agrega un día adicional al mes de febrero, totalizando 366 días en lugar de los habituales 365. Aunque la mayoría de las personas están familiarizadas con la noción de Año Bisiesto, pocos conocen su origen y la poderosa razón detrás de este ajuste en el calendario.

Según expertos de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), el concepto de año bisiesto se remonta al Imperio Romano y tiene sus raíces en la necesidad de ajustar el calendario para mantener la precisión de las estaciones del año. Un año terrestre, definido como el tiempo que tarda la Tierra en completar una órbita alrededor del Sol, en realidad es de aproximadamente 365 días, 5 horas, 48 minutos y 46 segundos (365.2422 días). Si no se realizara ningún ajuste, las estaciones comenzarían a desfasarse en relación con el calendario.

El emperador Julio César enfrentó esta situación en su época, lo que lo llevó a agregar 90 días al calendario romano para realinear las estaciones. Posteriormente, en 1582, el papa Gregorio XIII ordenó la eliminación de 10 días del calendario, ya que la celebración de la Pascua había dejado de coincidir con el equinoccio de primavera. Este ajuste condujo a la creación del concepto moderno de Año Bisiesto.

Los astrónomos del papa Gregorio XIII, Cristóbal Clavio y Luis Lilio, propusieron la idea de añadir un día extra al calendario cada cuatro años para mantener su precisión. Esta práctica se convirtió en la norma, estableciendo que los años divisibles por 100 no serían bisiestos, a menos que también fueran divisibles por 400.

El término “bisiesto” tiene sus orígenes en el calendario romano, derivado del latín “ante diem bis sextum Kalendas Martias”, que significa “sexto día antes de las calendas de marzo”. Esta práctica se abrevió a “bis sextus” y eventualmente evolucionó al término “bisiesto” en español.

Para las personas nacidas en un 29 de febrero, existen dos opciones para su fecha de nacimiento en algunos registros civiles, el 28 de febrero o el 1 de marzo. Esta elección generalmente queda a discreción de los padres o tutores del menor y puede variar según la jurisdicción.