Pacheco temía por su vida, estaba en una “lista negra” y fue asesinado | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Nacional

Pacheco temía por su vida, estaba en una “lista negra” y fue asesinado

El magistrado ofrecería una rueda de prensa el lunes 20 de septiembre, donde denunciaría públicamente a su ex suegro, al ex subprocurador y a un integrante de CATEM, que lo habían amenazado de muerte


Pacheco temía por su vida, estaba en una “lista negra” y fue asesinado | El Imparcial de Oaxaca

Enrique Pacheco Martínez temía por su vida. Y  fue asesinado por sujetos desconocidos en la colonia Reforma, al norte de la capital,  pasado lunes 13 de septiembre por la mañana. El temor era fundado: sabía que estaba en una presunta “lista negra”.

Según una investigación del Diario Excélsior, minutos antes de salir de su casa y recibir varios impactos de bala, el magistrado del Tribunal de Justicia Administrativa de Oaxaca (TJAO), echó un último vistazo a una relatoría de hechos que elaboró dirigida al fiscal del estado, al Congreso local y al Gobernador. La denuncia se redactó entre el jueves 9 y viernes 10 de septiembre, Enrique Pacheco dejó una constancia, con pruebas, de los sucesos que propiciaron su ejecución. Es una historia con detalles exactos de las repetidas amenazas que le hicieron llegar, según su testimonio; al menos tres personas están involucradas.

En el escrito se observa el llamado tardío a las autoridades para que lo protegieran; y anticipó que, sobre tres notarios públicos, un abogado y un periodista, pesan amenazas de muerte. El abogado Enrique Pacheco acusó como autores de las amenazas de muerte en su contra al ex subprocurador oaxaqueño, Enrique Toro Ferrer, a Aurelio Torres, suegro del magistrado asesinado y líder gremial; y a Jesús Adrián Vázquez Ramírez, a quien identificó como “sicario” al servicio de Toro Ferrer y que se hace llamar Adrián Colmenares.

Excélsior obtuvo copia del documento fechado el 13 de septiembre de 2021, día que fue asesinado el magistrado, antes de subir a su camioneta en la capital de Oaxaca, cometido, según las investigaciones, por dos personas que se disfrazaron como personal de limpia para no levantar sospechas. En una parte del texto del magistrado, Pacheco Martínez mencionó una discusión con Aurelio Torres, ocurrida a principios de este mes. El motivo se centró en una disputa por la separación conyugal que Pacheco tuvo con la hija de Aurelio Torres, Mayra Erika Torrez Vázquez, con quien se casó en 2014 en Los Ángeles, California.

“Me expresó que, si no le dejaba mi casa, un departamento en la ciudad de México y la mitad de mi salario a su hija, así como una fuerte cantidad de dinero, él, su hija, Toro en complicidad con el señor (Juan José) Meixueiro (Orozco), me iban a matar,” puntualizó Pacheco

También agregó que dichas amenazas refuerzan la creencia que tenía sobre que el señor Toro y Meixueiro realizaban actividades “poco decentes”, por lo tanto, que su vida corría peligro, ya que aseguraban que eran personas muy peligrosas. El magistrado reconoció que cometió un grave error al presentar a su entonces suegro con Toro Ferrer y que, a partir de ese momento, empezaron a tener relaciones poco legales. Por consiguiente, cuando decidió finalizar la relación con su hija Mayra, el padre de su expareja comenzó a “traerle”, supuestos mensajes amenazantes del señor Ferrer.

En dicho documento, que había preparado con anticipación, pretendía ofrecer una rueda de prensa el lunes 20 de septiembre, en donde señalaría los chantajes del ex subprocurador en su contra y que le habían costado 6 millones de pesos, que aseguró se trataba de la herencia que le dejó su madre, Pilar Martínez.

Cabe señalar que Toro Ferrer, uno de los presuntos responsables del homicidio, actualmente se encuentra por segunda ocasión en prisión preventiva desde el 7 de mayo de 2021, por desalojo en contra del caricaturista José Bolaños de este periódico. Mientras que, en 1994, fue arrestado junto con el colombiano Oscar Ovidio Macías Restrepo en posesión de un kilogramo de cocaína pura, por lo que se le castigó con seis años en la cárcel.

En las indagatorias por el asesinato de Pacheco se desprende que el magistrado Pacheco Martínez fue exhortado por gente cercana a él para que mantuviera bajo perfil mientras hacía público lo que hoy se conoce por este documento. Se conoció también la versión sobre que el magistrado asesinado habló por teléfono con su suegro. En esa llamada, Pacheco le anticipó a Torres sobre la denuncia legal y pública que haría contra él, Toro Ferrer y Adrián Velásquez.

Finalmente, también Pacheco Martínez denunció que Toro Ferrer y su “sicario”, Adrián Valenzuela tienen una lista negra, “que corren serio peligro en sus vidas”. Y enlistó a los notarios, Jorge Gómez Merlo, Alejandro José Vidaña Luna, Arturo David Vázquez Urdiales; además del caricaturista de El Imparcial de Oaxaca, José Bolaños.