‘Fui muy feliz’, señala López Obrador sobre su infancia | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Nacional

‘Fui muy feliz’, señala López Obrador sobre su infancia

Saca del baúl de los recuerdos de niñez en Tepetitán, la escuela, los juegos, el béisbol y sus escapadas al río.


‘Fui muy feliz’, señala López Obrador sobre su infancia | El Imparcial de Oaxaca
Foto: Internet

Andrés Manuel López Obrador retrocede en el tiempo. Se ubica en Tepetitán, municipio de Macuspana, en Tabasco. Años de infancia. “Fui muy feliz”, se le escucha decir.

En mi pueblo no había marcadas diferencias sociales. Vivíamos todos juntos: hijos de ganaderos, hijos de comerciantes, hijos de pescadores, hijos de jornaleros. No había marcadas divisiones sociales y todos jugábamos”.

El material en video forma parte de la firma #MxporlaNiñez, que los entonces candidatos a la presidencia firmaron en 2018.

 

¿Y cómo eran esos días de infancia?

Entre nostalgia y anecdotario, López Obrador recuerda: “Era la escuela y después de la escuela, el recreo de la tarde. El gran recreo para jugar, para ir al campo de béisbol y luego a la orilla del río, porque Tepetitán está a la orilla, entonces a bañarnos”.

En el marco del Día del Niño, el hoy jefe del Ejecutivo, en aquellos años de infancia pasaba varias horas en compañía de sus hermanos en el río.

Hace tiempo conté que ya como a las seis, siete de la noche, se paraba mi madre afuera de la casa, que estaba a la orilla del río, se dirigía hacia un sitio donde nos bañamos y empezaba: ‘¡Andrés Manueeel!’, gritaba; ‘¡José Ramooón!’… escuchaba y ¡vámonos!”.

López Obrador también recuerda que tenían un par de zapatos. “Salíamos a la escuela… Teníamos un par de zapatos, pero no se usaba mucho el zapato, era para ir a la escuela”.

Al llegar de la escuela, cuenta: “ya no usábamos zapatos, porque en Tabasco no se usaba mucho el zapato, no sólo porque había pobreza, también por el calor… todos, de niños, andábamos descalzos. Eso es lo que yo recuerdo. Y también con poca ropa, sin camisa, así es el trópico”.

Luego vinieron los años de secundaria en Macuspana; su paso por la preparatoria en Villahermosa y… la UNAM gracias a que obtuvo una beca “que consistía en hospedaje y alimentación”; pero… esa es otra historia.


 

Relacionadas: