Avanza envejecimiento en la población mexicana
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Nacional

Avanza envejecimiento en la población mexicana

Para 2050 la proporción de mexicanos de 60 años o más será equivalente a 21.5% de la población total; actualmente es de 10.2%


Avanza envejecimiento en la población mexicana | El Imparcial de Oaxaca
Foto: Internet

En nuestro país la baja fecundidad y las ganancias en la esperanza de vida han ocasionado que la población comience a envejecer. En menos de 50 años se convertirá en un país con una importante proporción de adultos mayores.

Las entidades que presentaron mayor avance del envejecimiento en la última década fueron Ciudad de México, Zacatecas, Oaxaca, Nayarit, Yucatán, Michoacán, Veracruz y San Luis Potosí. Algunas de ellas se encuentran en una fase más avanzada de la transición demográfica, como la capital país; pero en otros, como Zacatecas y Oaxaca, el envejecimiento se debe más bien a la emigración.

Para 2050, en una generación más, la proporción de mexicanos de 60 años o más será equivalente a 21.5% de la población total, una proporción que va a duplicar a la actual, de 10.2%. 

El incremento en el universo de adultos mayores es el resultado de que la expectativa de vida pasó de 78 a 81 años para el caso de las mujeres, y de 73 a 77 años en el de los hombres. Mientras, la tasa global de fecundidad descendió de 6.77 hijos por mujer en 1960 a 2.21 hijos actualmente.

De acuerdo con las Proyecciones de Población que elabora el Conapo, se presentarán cambios sociales importantes, tales como el aumento de hogares con personas adultas mayores, lo cual significa una mayor dependencia de estas últimas. 

Se calcula que la razón de dependencia de las personas mayores aumentará en el 2050 a 26 adultos mayores dependientes por cada 100 en edades laborales, lo que representa un desafío para la población joven debido a que la tendencia creciente perdurará.

Si no se modifican las políticas públicas y no se reforma el sistema de pensiones actual, la protección social y el monto de las pensiones podrían no cubrir por completo las demandas de la población adulta mayor. 

Por otro lado, de no presentarse un cambio en este contexto, la pobreza y las desigualdades en la vejez podrían aumentar. En un futuro próximo habrá cada vez más viejos que viven más años.

Desde esta perspectiva, es una tarea impostergable que para las actuales generaciones en edades laborales existan condiciones adecuadas para su inserción en el empleo formal, eliminando las situaciones que estimulan la informalidad e implementando políticas en materia de protección ante el desempleo y la vejez.