Desde prisión, Duarte niega que regaló un Ferrari a EPN
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Nacional

Desde prisión, Duarte niega que regaló un Ferrari a EPN

Javier Duarte negó los dichos de Emilio Lozoya, quien aseguró en una denuncia presentada ante la FGR que el entonces Gobernador regaló un Ferrari a Peña Nieto cuando era Presidente de México.


Desde prisión, Duarte niega que regaló un Ferrari a EPN | El Imparcial de Oaxaca
Foto: Internet

Javier Duarte, exgobernador de Veracruz, negó haber regalado un automóvil Ferrari al expresidente Enrique Peña Nieto, como expuso Emilio Lozoya en una denuncia de hechos presentada ante la Fiscalía General de la República (FGR).

“En mi vida me he subido a un automóvil de esa marca italiana, nunca he comprado uno y mucho menos he regalado alguno”, aseguró Duarte desde su cuenta de Twitter.

El exmandatario priista respondió a las acusaciones aunque se encuentra en prisión acusado por delitos de lavado de dinero y asociación delictuosa.

El 11 de agosto, Emilio Lozoya Austin, exdirector de Petróleos Mexicanos (Pemex), denunció ante la FGR que cuando Javier Duarte era Gobernador de Veracruz le regaló al Presidente Peña Nieto un Ferrari.

“En el marco de las celebraciones del ‘Día de la Marina’ en Veracruz, el entonces Gobernador del Estado, Javier Duarte, se le acercó en las escalinatas del avión presidencial y le entregó una carpeta al Presidente”, expuso Lozoya.

“Al subir, al avión presidencial, Enrique Peña Nieto nos dijo: ‘Miren lo que me regaló el gober’, mostrándonos en estos momentos la parte interior de la carpeta. Ahí aparecían las fotos de un Ferrari con el texto: ‘Este Ferrari perteneció al Presidente López Mateos’, y a un lado estaban las llaves del auto”, narró el exfuncionario en la página 41 de su declaración.

Esta mañana, Duarte se dirigió a Lozoya Austin y se deslindó de la entrega del vehículo.

“Con todo respeto a @EmilioLozoyaAus, quiero subrayar que a los únicos Ferraris que conozco son a Ramón Ferrari Pardiño, a Alfredo Ferrari Saavedra y a Antonio Ferrari Cazarin, quienes colaboraron en mi gobierno”, dijo desde Twitter.

La denuncia de Lozoya señala que el exgobernador veracruzano era muy cercano al entonces Presidente priita. Afirmó que Luis Videgaray, exsecretario de Hacienda, le había instruido a facilitar diversos tipos de combustibles, ya que Peña Nieto se había comprometido a apoyar la gestión de Duarte.

“Días después comentando este tema con Antero Rodarte (a quien identifica como quien manejaba el efectivo del Presidente) me comentó que el Ferrari ya se encontraba en la bodega del Museo del Presidente”, declaró Lozoya.

ACUSACIONES DE LOZOYA

Expresidentes, exministros, gobernadores y legisladores de los partidos que históricamente se repartieron el poder en México fueron embarrados por la confesión del exdirector de Pemex sobre la entrega de sobornos del caso Odebrecht, lo que provocó un terremoto político sin precedentes en el país.

El actual mandatario de México, Andrés Manuel López Obrador, quien asumió el poder en 2018 con la promesa de acabar con la corrupción, dio este jueves plena veracidad a la revelación del exdirector de la petrolera estatal y la calificó de “escandalosa”.

Esta semana se filtró la denuncia presentada ante la FGR por Lozoya, extraditado desde España el 17 de julio por haber recibido 10.5 millones de dólares en sobornos de Odebrecht, en la que implica a altos cargos de administraciones pasadas con el objetivo de librarse de la cárcel.

EL RÉGIMEN DE LA CORRUPCIÓN

En el documento, Lozoya detalla el reparto de sobornos de la constructora Odebrecht para la campaña electoral del expresidente Enrique Peña Nieto (2012-2018), del Partido Revolucionario Institucional (PRI), a cambio de favores durante su Gobierno, así como la compra de votos de legisladores del opositor Partido Acción Nacional (PAN).

Aunque el que repartía el dinero era Lozoya, este asegura que actuó bajo las órdenes directas de Peña Nieto y de su mano derecha, el Secretario de Hacienda Luis Videgaray, quienes construyeron “un aparato organizado de poder que -desde las más altas esferas del régimen- instrumentó lo necesario para obtener beneficios”.

Pero Peña Nieto no es el único. La denuncia apunta también a los expresidentes Felipe Calderón (PAN, 2006-2012), por corrupción en la compra de la planta Etileno XXI por parte de Pemex, y a Carlos Salinas de Gortari (PRI, 1988-1994), quien presionó para lograr contratos para su hijo.

“Es la primera vez en México se señala directamente a expresidentes por corrupción, hasta ahora había un pacto de no agresión”, subrayó a Efe el politólogo David Morales, de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), quien pidió cautela puesto que la Fiscalía deberá investigar la denuncia y decidir si los cita a declarar.

La revelación va mucho más allá y apunta también a Ricardo Anaya y a José Antonio Meade, los candidatos del PAN y del PRI que compitieron con López Obrador, del Movimiento Regeneración Nacional (Morena), en las elecciones de 2018.

También asegura que en 2013 varios legisladores del PAN – entre ellos los actuales gobernadores de Querétaro y de Tamaulipas, Francisco Domínguez y Francisco Javier García Cabeza de Vaca, respectivamente- recibieron sobornos a cambio de votar a favor de la Reforma Energética de Peña Nieto, que liberalizó el sector.

La única referencia al entorno de López Obrador es Miguel Barbosa, actual Gobernador de Puebla por Morena, señalado de recibir favores de Pemex cuando era Senador del Partido de la Revolución Democrática (PRD).


 

Relacionadas: