Cerro de la Adoración, sitio sagrado para pedir dinero, salud y bienestar
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Los Municipios

Cerro de la Adoración, sitio sagrado para pedir dinero, salud y bienestar

El majestuoso lugar se ubica en Huautla de Jiménez


Cerro de la Adoración, sitio sagrado para pedir dinero, salud y bienestar | El Imparcial de Oaxaca
Las limpias espirituales a propios y extraños

Dentro de los sitios sagrados y turísticos que tiene esta ciudad mazateca, se encuentra el legendario Cerro de la Adoración, la montaña más alta de Huautla, lugar en donde las personas de la región, turismo nacional y extranjero, cada mes de enero o durante el primero de mayo llegan a mitigar sus penas económicas, espirituales y amorosas.

Las familias mazatecas, además de tomarlo como un día de campo, se reúnen en el lugar donde se encuentran imágenes de la virgen de Guadalupe, Cristo milagroso y una cruz grande; ahí llegan los curanderos (chamanes), sabios lectores del maíz, huevo, barajas, velas y oráculo, el libro de los destinos, quienes a cambio de unos pesos realizan sus limpias a los solicitantes con hojas de laurel, copal y veladoras.

Es una tradición viva acudir al Olimpo de los dioses mazatecos, el Nindó Tocoxho, espacio místico que por sus fuerzas magnéticas acapara la atención de propios y extraños, pues cuenta la leyenda que aquí radica el güero millonario, un señor de enorme potencial económico, dueño de los perros del monte, transformados en coyotes que vigilan su demarcación espiritual.

Aquellos que llegan a solicitar ciertos favores al supremo habitante de esta montaña mágica, el güero de cabellos de oro, tienen que llegar con una fe inquebrantable, llevando consigo veladoras, cacao e incienso.

Y mientras los seres mortales solicitan positivas fibras emocionales, en lo más plano del Cerro los jóvenes deportistas realizan un torneo relámpago de futbol; otros adultos toman cerveza, aguardiente y consumen alimentos a la luz del día, y muchos más se entretienen con algunas ocurrencias de los visitantes a este fascinante espacio terrenal.

Para llegar a este atractivo y silencioso lugar, hay que abordar los taxis o camionetas que conducen al Cerro de El Fortín, el campamento de la alucinación que habitó la sabia María Sabina, y de ahí empinar una vereda por 45 minutos que conduce al Cerro de la Adoración. Ya estando en este lugar hay un cerrito más, en donde se implora lo mejor de la vida, la salud y la prosperidad.


 

Relacionadas: