Celebran aniversario 38 del mercado Ignacio Zaragoza, en Huajuapan | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Los Municipios

Celebran aniversario 38 del mercado Ignacio Zaragoza, en Huajuapan

Resaltan generosidad de los locatarios, al apoyar en el sostenimiento de los seminaristas.


Celebran aniversario 38 del mercado Ignacio Zaragoza, en Huajuapan | El Imparcial de Oaxaca

Con una celebración eucarística presidida por el obispo de la Diócesis de Huajuapan, Miguel Ángel Castro Muñoz, el Mercado Ignacio Zaragoza celebró el 2 de diciembre el aniversario 38 de su fundación.

En la misa, se recordó a los fundadores, Manuel Bautista Arias, quien fuera presidente municipal e iniciara con la obra; el también edil, Luis Guevara Camacho, en cuyo periodo se concluyó, así como del síndico Donaciano Ambrosio Velasco.

También se pidió por Liborio Reyes, Esaú Rosales, Arcadio Villavicencio, Urbano Velasco y por todos los locatarios que han fallecido.

El señor obispo reconoció la labor de las y los locatarios de este mercado, “porque mueven la economía, el cuidado de la casa, de nuestra comunidad, nuestra gente, el mercado es un espacio imprescindible en la vida de nuestra ciudad de Huajuapan y de todos sus pueblos”.

Además, destacó que “la gente que viene al mercado a trabajar, hace posible esa relación humana tan necesaria, ahora más que nunca, ante una sociedad que va perdiendo valores esenciales como la honestidad, el trato generoso, la justicia, la humildad”.

La gente que integra el mercado Zaragoza también fue reconocida por la Iglesia católica, ya que todos los martes y jueves apoyan con lo que está en sus posibilidades, a los 53 jóvenes que se encuentran estudiando en el Seminario Conciliar San Rafael Arcángel.

“Gran parte de la despensa del Seminario procede de la generosidad de las personas que dan su jitomate, su arroz, su frijol, lo que se pueda llevar de aquí para allá y eso ha sido de gran ayuda”, dijo.

Explicó que esto es porque los padres de los seminaristas dan una colegiatura, hay otros bienhechores, y todos contribuyen al sostenimiento del que es el semillero de las vocaciones a la vida sacerdotal.