Un elefante blanco, la tienda comunitaria de AC en Cuicatlán | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Los Municipios

Un elefante blanco, la tienda comunitaria de AC en Cuicatlán

La tienda comunitaria ofertaría productos para beneficiar a los sectores más desprotegidos, pero todo se quedó en promesas


Un elefante blanco, la tienda comunitaria de AC en Cuicatlán | El Imparcial de Oaxaca

El trabajo realizado por integrantes de Antorcha Campesina (AC) en el municipio de Cuicatlán y poblaciones circunvecinas fue suspendido desde hace varios meses. En ese sentido, dirigentes y activistas de esta organización social dejaron abandonadas a todas aquellas personas que creyeron en AC y quienes recibían diferentes apoyos, los cuales fueron de gran ayuda.

Los ciudadanos que serían beneficiados comentaron en entrevista con el Mejor diario de Oaxaca que “nos abandonaron y no sabemos nada de quienes representaron a esta organización social. Se había planeado el funcionamiento de una tienda triple A o tienda comunitaria, por lo que se trabajó por varios años; sin embargo, actualmente está convertida en un ‘elefante blanco’.Fue mucho el dinero invertido para nada, y solo ocasionalmente vemos a unas personas trabajando al interior del inmueble”.

Asimismo, recalcan que “ no brindan información a nadie, los líderes o activistas de AC recorren algunas comunidades, pero solo como turistas, no es el mismo trabajo de reunirse con la gente, dialogar, informar sobre los proyectos que se pondrán en marcha. Es triste observar cómo somos utilizados como objetos, en los momentos que nos necesitaron fuimos útiles; en la actualidad estamos siendo desechados”.

Por último, los inconformes hicieron un llamado a la dirigencia nacional y estatal de la organización social AC para que sean designadas personas con vocación de servicio y responsables en las comunidades donde tienen presencia, y que cumplan con los mandatos y proyectos, ya que “los beneficiados somos aquellos que menos tenemos”.