Atatlahuca pide paz y atención de las autoridades | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Los Municipios

Atatlahuca pide paz y atención de las autoridades

Las familias afectadas se mantienen fuera de su comunidad.


Atatlahuca pide paz y atención de las autoridades | El Imparcial de Oaxaca

Tras los conflictos que se viven en San Esteban Atatlahuca con sus comunidades, las familias desgastadas, olvidadas y fuera de sus comunidades piden que se hable con la verdad y el gobierno mexicano haga su función.

Rogelio Bautista Barrios, presidente municipal, habló sobre el comunicado del Centro de Derechos Humanos y Asesoría a Pueblos Indígenas, y también la ficha rosa emitida por la Fiscalía General del estado por la desaparición de Irma Galindo Barrios, defensora del bosque en Atatlahuca.

El edil dijo que en redes sociales los gobiernos han hablado de una atención a las familias y al conflicto; sin embargo, no hay avances, las familias siguen dispersas y olvidadas, luego de que fueron desterradas a balazos y quemadas sus casas.

“No hay una atención seria y menos voluntades para superar este conflicto que mantiene a más de 300 familias en Tlaxiaco, en la cabecera municipal de Atatlahuca, en la Iglesia de Guerrero Grande, replegados, asustados y viviendo en condiciones deplorables”, dijo.

Sobre el tema de Irma Galindo, el edil de Atatlahuca dijo que ojalá y sea como la vez pasada, donde la mujer de 40 años se perdió y fue vista en Tlaxiaco, Oaxaca y México paseado, y que nada malo le ocurra porque sí vendría esto a tensar más la situación.

Señaló que hay actores, incluso defensores de derechos humanos, que meten su nariz y agudizan en vez de conciliar. No convocan a las partes involucradas a dirimir situaciones que abonen a destrabar los problemas.

Finalmente, exige que se corra de una vez a la organización de resistencia de Juxtlahuaca, y que entre hermanos se construya la paz; además de que sea la gente que vive en Atatlahuca la que tome las decisiones.