Atole de guayas, de los platillos favoritos en la región Mixteca | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Los Municipios

Atole de guayas, de los platillos favoritos en la región Mixteca

Esta receta forma parte de la serie “Cultura Alimentaria Mixteca”, que realiza la Unidad Regional de Culturas Populares, Indígenas y Urbanas, a cargo de Guillermo Círigo Villagómez


Atole de guayas, de los platillos favoritos en la región Mixteca | El Imparcial de Oaxaca

El atole de flor de calabaza o guayas, como también se conocen en la región, es uno de los platillos favoritos de la Mixteca, pues se aprovechan los ingredientes que —en algunos de los casos— son cultivados en los propios patios de las familias mixtecas.

María del Carmen Hernández Gil, originaria de las Peñitas, de Tezoatlán de Segura y Luna, compartió que tanto ella como su esposo son de campo y tienen la oportunidad de tener un terreno pequeño en el que siembran constantemente elotes para preparar unos hervidos o asados, o un chileatole, para compartir con la familia, además de calabazas, por lo que cosechan sus propias flores.

Para guisarlas, se les quita las colitas (sépalos) que tienen alrededor, se lavan con agua, en un traste se exprimen y se echan a la olla en la que previamente se puso a hervir agua con sal de grano. Rebana unas calabazas y las vacía en la olla donde está hirviendo la flor.

Mientras se cuecen, agrega un poco de sal de mesa a la masa que se va a ocupar, además de una cucharadita o una y media de manteca, integra todo con las manos, en lo que se conoce como “amasar”.

Después forma unas ollitas: Toma una bolita de masa, introduce un dedo y le da forma de olla. Posteriormente, limpia un poco de chile guajillo y costeño para que no pique mucho, y lo pueda consumir toda la familia.

Los muele con un poco de agua en la licuadora y los va agregando a la olla con las flores de calabaza, hasta que quede con el sabor del chile, pero sin que pique demasiado, eso dependerá del gusto de quien va a disfrutar del platillo.

Luego se muele un poco de masa con agua y se vacía a la olla para que se haga el atole, y se le agrega otro poco de manteca.

Se le añaden unas ramitas de pepicha y un poco de epazote, y cuando no hay pepicha, se le pone hoja de aguacate y epazote.

“La pepicha es una planta que se da en el monte en temporada de lluvias, vamos por ella y la comemos sola, con halaches o con guisados porque nos gusta mucho”, compartió.

Doña María del Carmen selecciona las ramas de pepicha y el epazote y las amarra, para que no se esparzan en la olla. Hay quienes prefieren que estas ramitas anden sueltas. Se colocan antes de que hierva el atolito.

Una vez hirviendo, se le ponen las ollitas de masa con la manteca y un rato más está listo para comerse calientito.

Esta receta forma parte de la serie “Cultura Alimentaria Mixteca”, que realiza la Unidad Regional de Culturas Populares, Indígenas y Urbanas, a cargo de Guillermo Círigo Villagómez.