Desplazados de Nundaco piden regreso seguro a su comunidad | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Los Municipios

Desplazados de Nundaco piden regreso seguro a su comunidad

Un pleito familiar por la posesión de un terreno terminó en la muerte de una mujer y el exilio de su progenie


Desplazados de Nundaco piden regreso seguro a su comunidad | El Imparcial de Oaxaca

Un conflicto de tierras derivó en el asesinato de la señora María del Carmen S. I., hace 21 años, cuyos hijos tuvieron que salir de Santa Cruz Nundaco, Tlaxiaco, su comunidad; hoy piden condiciones para poder regresar y que les devuelvan sus predios.

De acuerdo a José Guadalupe L. S., hijo de María del Carmen, el problema se originó porque “un tío se quería quedar con más tierras de las que le tocaba, pretendiendo quitarle parte de lo que le tocaba a mi papá, que murió un año y medio antes del problema y dejó a cargo a mi mamá”.

“En aquel tiempo, cuando estaban midiendo el terreno de mi mamá con mi tío, una persona que ahora es funcionario público en Nundaco, escuchó que había ido un visitador agrario y que le dio la prioridad a mi mamá, estaban a punto de darle el acta de posesión ante la Procuraduría Agraria, pero la mataron”.

Ella, de 42 años de edad, se dedicaba a vender dulce de tejocote y tenía que pasar un camino largo para tomar el transporte público e ir a vender a Tlaxiaco.

El 7 de octubre de 2000, desapareció. La buscaron en Tlaxiaco, preguntaron con las personas que la conocían en su lugar de venta, pero dijeron que no había llegado.

Tras una búsqueda de ocho días, fue localizada sin vida a orillas del camino que debía recorrer a pie. 

El acta de defunción establece que la muerte fue violenta, y que sufrió estrangulamiento, traumatismo y fracturas en algunas partes del cuerpo. No se detuvo a ningún responsable.

“A raíz de que la mataron nosotros tuvimos que huir de ahí, mi hermano el más chico de los cinco tenía 10 años en ese entonces, el más grande, 22; ahora que todo se complicó por la pandemia quisimos regresar al pueblo, pero el terreno ya está invadido por otras personas”, informó.

Detalló que acudieron con el comisariado de bienes comunales, cuyos representantes “nos han traído vuelta y vuelta desde hace tres meses diciendo que lo van a checar, informaron que nos reuniremos el próximo mes de agosto, pero últimamente ya ni las llamadas ni los mensajes nos contestan”.

Mientras tanto, dijo que las personas que tienen el terreno, ubicado en la colonia Adolfo López Mateos, ya están construyendo una casa y cuentan con un acta de posesión desde el año 2004, como un espacio público de la misma para hacer sus reuniones, avalada por el comisariado.

A nombre de su familia, pidió la intervención de organismos de derechos humanos y de las autoridades de Santa Cruz Nundaco, así como del Gobierno del Estado, para que puedan regresar a su comunidad de forma segura, les devuelvan sus terrenos y “no se cometa otra injusticia”.

También pidió a la Fiscalía General del Estado de Oaxaca (FGEO), saber si la investigación sobre el asesinato de su madre sigue abierta y cuáles son los avances de la misma.