Ciudadanos mazatecos sobreviven a sus necesidades durante la pandemia | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Los Municipios

Ciudadanos mazatecos sobreviven a sus necesidades durante la pandemia

Los ciudadanos lamentan que no puedan restablecer la vida social de las comunidades


Ciudadanos mazatecos sobreviven a sus necesidades durante la pandemia | El Imparcial de Oaxaca

A un año de que llegó la pandemia del Covid-19 a la república mexicana desde Wuhan, China, la cual se extendió en zonas urbanas y rurales, los mazatecos sobrevivientes han enfrentado las múltiples consecuencias que ha dejado a su paso el virus del SARS-CoV-2, teniéndose que adaptar a la privacidad de asistir a fiestas, sepelios, gimnasios, canchas deportivas, aulas escolares, entre otros eventos públicos.

El ciudadano Daniel Martínez, de oficio panadero, lamentó que la enfermedad siga activa dentro de la población civil sin permitir al ser humano realizar abiertamente todo tipo de actos, y aunque ya llegó la primera dosis de la vacuna anti-covid, la mayoría de mazatecos de los 19 municipios aún no han recibido la aplicación del fármaco, por lo que aún todo es incierto y siguen existiendo barreras para explayarse libremente en la vida diaria.

Expresó que en el caso de los panaderos tienen que utilizar el cubrebocas a pesar de la alta temperatura que se vive en los hornos de leña para coser el pan, ya que la necesidad económica está antes que todo, porque si no hay dinero no se pueden comprar los diferentes artículos de primera necesidad, aunque la ropa, el calzado y otros gustos queden en segundo término, pues lo principal es la alimentación, dijo.

Lamentó que así como los trabajadores de la industria del pan, también así de difícil se las han arreglado los comerciantes, restauranteros, transportistas, fruteros, verduleros, vendedores de elotes, gelatinas, atoleras, boleros, boneteros, taqueros, cantineros, músicos, carniceros, etcétera, con tal de hacerle frente a la mala racha económica que trajo consigo la enfermedad mortal del coronavirus que agarró parejo a profesionistas e iletrados.


 

Relacionadas: