Enseñarán elaboración de trajes típicos a jóvenes de San Esteban Atatlahuca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Los Municipios

Enseñarán elaboración de trajes típicos a jóvenes de San Esteban Atatlahuca

Ocho mujeres de mayor edad compartirán sus conocimientos a las nuevas generaciones sobre esta práctica ancestral

  • Enseñarán elaboración de trajes típicos a jóvenes de San Esteban Atatlahuca
  • Enseñarán elaboración de trajes típicos a jóvenes de San Esteban Atatlahuca
  • Enseñarán elaboración de trajes típicos a jóvenes de San Esteban Atatlahuca
  • Enseñarán elaboración de trajes típicos a jóvenes de San Esteban Atatlahuca

San Esteban Atatlahuca, Tlaxiaco, Oaxaca.-Mujeres de mayor edad enseñarán a jóvenes y niños la elaboración de los trajes tradicionales, por lo que realizarán un taller donde mostrarán y venderán estas obras de arte, en la comunidad de Yucuhiji, San Esteban Atatlahuca.

TEJEDORAS DEL BOSQUE

“Tejedoras del bosque” es la búsqueda del telar de cintura a base de lana de borrego, son ocho mujeres de mayor edad que cuentan con los conocimientos para ser maestras artesanas. La idea es que enseñen a las presentes generaciones esta práctica ancestral.  

Osvaldo Sandoval Bautista, nativo de esta comunidad, dio a conocer que mínimo 40 artesanas existen en la comunidad que saben los conocimientos de los trajes tradicionales, desde lavado de lana, cardado, malacate, hilar, y además hacen rebozos, gabanes y ceñidores.

Se prevé que los cursos y talleres sean para jóvenes mujeres y hombres para que aprendan a realizar estas obras de arte, ya que los conocimientos tienen más de 50 años y se basan en unas prendas que tienen esos años de vida. Estos conocimientos no se deben perder; por ello, en los próximos meses se iniciarán las capacitaciones.

De hecho ya hay varias niñas que están aprendiendo de manera gratuita en la comunidad, para que esta acción de rescate y fomento sea una realidad, ya se ha tocado las puertas de diversas dependencias para que den los apoyos correspondientes.

El taller ayudará para dar los cursos correspondientes; sin embargo, también se requerirá de un espacio para la venta y exposición de las obras, es decir, una tienda o un mercado donde las ocho mujeres y las más de 40 artesanas tengan un espacio para la comercialización y aprendizaje.

EN BUSCA DE APOYOS

Se le ha pedido la ayuda al Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas y otras dependencias para que ayuden a las mujeres con una beca para que compartan sus conocimientos, esto ayuda a la subsistencia económica, también el apoyo para la construcción de un mercado donde las mujeres coloquen sus productos y realicen sus talleres, un lugar donde mostrarán y venderán sus productos. 

Las ocho mujeres que ya forma parte de este grupo “Tejedoras del bosque” ya han ido a exponer sus diversas obras de arte a diversas poblaciones, como la ciudad de Tlaxiaco, Oaxaca y la Ciudad de México, pero se requiere que en la comunidad los conocimientos estén vivos.

MUJERES JÓVENES APRENDIENDO

Dos mujeres jóvenes, recién ingresadas a aprender, dieron a conocer que ya están aprendiendo la elaboración de los trajes tradicionales. Coincidieron que el procedimiento es laborioso, pues se empieza por seleccionar y lavar la lana para lograr sacar el hilo.

Yatziri Avendaño Mariscal dijo que está de aprendiz, de mientras ya conoce cómo se realizan los cotones, primero aprendió a lavar la lana, ésta se cepilla y se teje o hila, ella fue la interesada por aprender, hoy se sigue capacitando con sus familiares que todos los días le enseñan algo diferente.

Su objetivo es aprender todo hasta lograr la elaboración del traje tradicional de la mujer que consiste en la enagua negra de lana, blusa bordada de flores, el soyate, el rollo, rebozo y desde luego hacer el cotón, esta es una obra más grande y pesada. 

Meli Alvarado Sandoval da a conocer que se ingreso es para aprender, va avanzando en lo que le enseñan las abuelitas, es venturoso, lo más difícil es lavar la lana, invitó a que los jóvenes revivan la costumbres de los pueblos aprendiendo.

Ella ya está logrando el tejido o hilado, desde luego que tuvo que pasar por las primeras etapas, que al parecer son las más difíciles, pero lo ha logrado; ahora lo que viene es hacer por lo menos un rebozo, ya que éste no es sólo un pedazo de tela tejido, si no que tienen varios adornos tantos dentro como a las orillas. 

SE CUMPLE CON LA TRADICIÓN

Dionicia Sandoval García, de Yucuhiji, da a conocer que realizar las prendas es una realidad, se cumple con una parte de lo que es una tradición, prendas que en su mayoría utilizan las mujeres, es orgullo conocer su diseño y elaboración.

Desde los 11 años, su mamá le enseñó la elaboración de las prendas, pero “quiero hoy en día enseñar estos conocimientos a las nuevas generaciones, desde luego que ya existe un avance en dos mujeres jóvenes; además de los talleres que se prevén otorgar a diversas personas”, añadió.   

Dijo que ella aprendió desde comprar y lavar la lana, luego cardar, sacar e hilar, hace uno una bola de hilo, se teje, se hila, es una labor de hacer los trajes, cotón, ceñidor, rollo, rebozo, todos estos lo logra vender en el mercado, aunque es poco porque la gente de hoy prefiere irse a la grandes tiendas a comprar ropa de plástico. 

Sus hijas y demás jóvenes no quiere aprender porque es algo pesado, principalmente cardar, es un trabajo pesado, por ejemplo, para hacer un cotón se tarda más de 15 días al igual que un rebozo, son prendas que tiene que ir realizando de mera artesanal. 

ANTES ERA OBLIGACIÓN

Celerina Vásquez Sandoval comenta que ella aprendió porque su mamá la obligó, ya que a ella no le gustaba, era muy costoso, pero gracias a ello, ahora cuenta con una forma de ganarse la vida; antes no tenía trabajo, pero le agradece a su mamá que la haya enseñado. Ella todos los días la dirigía para hacer estos trabajos, hoy es una ganancia que seguramente le seguirá siendo servicial, no se dedica de lleno, pero ojalá ya se busqué un mercado como se dice para que pueda colocar sus productos. 

Es bueno rescatar la elaboración, ya que estos trajes son diferentes al resto de las comunidades del municipio al que pertenecen de San Esteban Atatlahuca, se ha hecho lo extraordinario, el que sean varias mujeres que conservan las técnicas de tejido y elaboración.