En Tlaxiaco se denigra labor de palmeadoras | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Los Municipios

En Tlaxiaco se denigra labor de palmeadoras

Las amas de casa prefieren tortillas grandes y gruesas


  • En Tlaxiaco se denigra labor de palmeadoras
  • En Tlaxiaco se denigra labor de palmeadoras
  • En Tlaxiaco se denigra labor de palmeadoras
  • En Tlaxiaco se denigra labor de palmeadoras

Empieza a decaer el oficio de las mujeres campesinas; la molienda de tortillas ante el surgimiento de más tortillerías en la ciudad de Tlaxiaco y otras poblaciones de la región Mixteca, se suma también el regateo y la falta de los espacios para la venta.

La venta de las tortillas hechas a mano ha ido disminuyendo, la clientela no se dan cuenta que están dejando escapar la calidad, porque este alimento está hecho con maíz limpio, cal de horno regional y las hay azules, amarillas, blancas y coloradas.

Más de 80 palmeadoras a diario luchan por lograr ventas, espacios, no olvidar el oficio ante la entrada de más tortillerías tanto en la ciudad como en las comunidades, llegan, se instalan y luego las largas filas de personas comprando, mientras las palmeadoras todo el día esperando vender.

El oficio de las mujeres que hacen tortillas se denigra porque a ellas sí les hacen regateos, piden chizo, hasta huelen las tortillas a ver si no están acedas, lo que no hacen en las tortillerías; sin embargo el oficio se mantiene latente, dio a conocer, Petra Cruz González, presidenta de la organización de palmeadoras de la heroica ciudad de Tlaxiaco.

Muchas mujeres se levantan muy temprano desde las 2 a las 4 de la mañana, se lava el nixtamal, se junta la leña para la lumbre, se limpia el comal con cal, se va al molino y se regresa a hacer las tortillas, tomando en cuenta que sean del mismo tamaño y grosor.

Doña Petra se levanta a las 3:30 de la mañana para ganarle al tiempo, lleva más de 10 años haciendo el oficio de palmeadora, siente gusto porque las personas llegan a comprarle las tortillas hasta su domicilio y a las 11 de la mañana ella ya debe estar vendiendo en el mercado de la ciudad de Tlaxiaco.

Para poner el maíz a cocer, se le pone cal de horno, de esas piedras que queman en las poblaciones y en los sábados las venden en los días de plaza, pero además el maíz debe estar limpio, sin olotes, cascaras o alguna otra basurita, en eso se tiene mucho cuidado, para que el color de las tortillas se mantenga.

Sabe hacer tortillas azules, blancas, coloradas, amarillas, ahora también combinadas con trigo o amaranto, pero la gente prefiere las tortillas azules, ya que según son más sabrosas, muchas personas las prefieren delgadas otras grandes y gruesas.
Adelina López León, de la comunidad de Agua Zarca Santa María Cuquila, da a conocer que desde niña sabe hacer este oficio en su comunidad, ella se levanta más temprano, a las 2 de la mañana para que a las 8 de la mañana ya esté lista en el mercado para la venta.

Las personas siempre preguntan que las tortillas sean del mismo día y que estén calientitas, en eso tienen razón porque de eso se trata, además es costumbre que pidan un chizo, una regalada o el clásico regateo cuando compran.

En la actualidad ella vende 6 tortillas por 10 pesos, ya que son grandes y un poco gruesecitas, blancas y calientitas, muchas personas las prefieren así, aunque hay otros que las quieren chicas, pero siempre en el mercado hay de todos gustos con sus compañeras de venta.

Dora María Moreno Reyes, de la red de amaranto, da a conocer que hoy en día en el mercado también ya hay tortillas combinadas con amaranto, es una planta prehispánica de alto valor nutritivo.

Con la organización de la red de amaranto de la región Mixteca alta de Tlaxiaco han ido capacitando mediante talleres a las mujeres palmeadoras de Tlaxiaco y ellas están convencidas del valor de esta planta, porque no sólo la semilla del amaranto se mezcla si no que hasta las hojas son nutritivas.

La introducción del amaranto en las tortillas con el maíz le da una buena combinación nutritiva, la hace esencial porque se vuelve un buen alimento, desde luego que no denigra esta alimentación sagrada de los mexicanos.