Superan pobreza gracias a la producción de miel en la Mixteca - El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Los Municipios

Superan pobreza gracias a la producción de miel en la Mixteca

Obreras de la Mixteca surgió hace 35 años con un apiario y desde hace seis años elaboran productos orgánicos, 36 en total, que son exportados a Estados Unidos y España.


Superan pobreza gracias a la producción de miel en la Mixteca | El Imparcial de Oaxaca

Consumir lo local es importante porque se transforma la economía, pero también la forma de pensar y se contagia el emprendimiento; la región Mixteca ha sido considerada por el Coneval como una de las regiones de mayor pobreza, pero también hay historias de éxito.

Obreras de la Mixteca surgió hace 35 años con un apiario y desde hace seis años elaboran productos orgánicos, 36 en total, que son exportados a Estados Unidos y España.

Mercedes Gutiérrez Leyva, cosmetóloga natural orgánica, además impartir talleres con validez oficial es quien prepara los productos que contienen como principal ingrediente la miel orgánica.

Gutiérrez Leyva es originaria de Putla Villa de Guerrero, señala que todo empezó por su esposo, que trabaja en la apicultura desde hace 35 años pero desde hace seis, iniciaron con la transformación de la miel en productos orgánicos con una empresa familiar a la que denominaron “Obreras de la Mixteca” y en la que trabaja el matrimonio, sus tres hijos y nietos.

“Nosotros vimos que nuestra miel tenía la calidad orgánica y no queríamos que se quedara ahí, sentimos la necesidad de crear productos orgánicos, motivados por otros compañeros que ya estaban haciendo jabones, cremas, champús”, explicó.

Gaudencio de Jesús Vázquez, a los 13 años, con la necesidad de seguir estudiando, comenzó a trabajar como peón en apiarios del estado de Veracruz, de donde es originario, cuando se recibió el catedrático en Ciencias Naturales, decidió seguir con la misma actividad.

No fue nada fácil iniciar con este proyecto; comenzaron en Rancho Solano (perteneciente a esta ciudad), adquiriendo las cajas, los enjambres para iniciar con el cultivo de las abejas, pues una colmena, lo que se llama el nido de cría con un alza, tiene un valor de 3 mil 800 pesos.

Además, había que tener un predio propio y se carecía de él, por lo que optaron por rentar un terreno con la visión de, en algún momento, tener un lugar propio, hoy tienen su concentración más grande de abejas en Rancho Jesús y una más pequeña en otra comunidad que se llama San José Chapultepec, cerca de la primera.

Las colmenas se cuentan por edificaciones de madera, así estiman que actualmente tienen de 3 mil 500 a 3 mil 800 cajas, cada nido de abeja tiene alrededor de 10 mil a 15 mil individuos.

“Es un ganado menor que no hace daño a la naturaleza, al contrario, poliniza y por esa razón nos gustó la cría de la abeja, y ahorita ya tenemos la cría de la abeja mansa, la americana y la carniola, que habitúa más a este clima”, compartió.

Urge cambio de mentalidad
Mercedes Gutiérrez, exmaestra de preescolar y él, docente de secundaria, están conscientes de que la inversión es la clave para un proyecto exitoso.

A pesar de que iniciaron esta actividad como un pasatiempo, detectaron que se requería invertir para hacerlo prosperar y cada que tenían un poco de dinero, se iban solventando las necesidades, tanto en el apiario como en la transformación de la miel.
“Nosotros no le debemos nada al gobierno; todo ha sido patrimonio de nosotros, por aquí tenemos una venta, sacamos los gastos y se vuelve a invertir, amamos nuestro trabajo porque nos da de comer y le tenemos respeto, de lo contrario esto no hubiera funcionado”, destacó.

Gutiérrez Leyva, consideró que la manera de pensar de las y los Mixtecos, no de todos, es la que es pobre, por ejemplo, ha habido ocasiones en las que capacitan y forman un grupo y de éste sólo se quedan tres o cuatro personas.

“No continúan con un proyecto porque no le ven futuro, porque dicen que van a pedirle al gobierno que les ayude, están atenidos, y no dicen ‘voy a hacer lo propio y no hay quien me lo quite porque es mío’, piensan que el papá gobierno nos lo tiene que dar”, lamentó.

“Obreras de la Mixteca”, han recorrido toda la república mexicana con sus productos pero solventando ellos mismos sus gastos, pero hay agrupaciones a las que han invitado a participar en alguna expo y ven que la primera respuesta de la gente es “¿quién nos va a llevar?, ¿quién nos va a dar hospedaje y alimentación?”.

“Es tan pobre nuestra manera de pensar que no nos sentimos autónomos y si no nos pagan por ir a vender, no vamos, creo que por eso la Mixteca no crece, además de que en realidad no le gusta trabajar en grupo, y quien participa quiere ser el líder y no deja que nadie más destaque”, refirió.

En cuanto al trabajo en equipo, mencionó que ellos se dividen las tareas, para el campo y el transporte están los hombres, para hacer los productos de miel y la comercialización, están las mujeres, desde los más pequeños hasta mujeres de la tercera edad, aunque los mayores alternan estas tareas con otras afines.

De huajuapan para el mundo
Cuentan con una planta de extracción a la cual se llevan las máquinas de miel y la máquina se encarga de sacarla con una higiene inocua, lo que ya es un logro porque ya se tiene una calidad orgánica al 100 por ciento.

La empresa familiar ya cuenta con el registro, la clave UPP que es la nacional para poder exportar de un litro a tambores completos o toneladas de miel sin ningún inconveniente.

Contar con todos los requisitos no ha sido sencillo, pero hemos hecho todo para cumplirlos, para tranquilidad nuestra, porque otros productos pueden tener cloro, las heces de algunos insectos, o estar contaminados con el aire, pero los nuestros no gracias a la planta de extracción.

Entre su catálogo de productos tiene 10 tipos de cremas, cuatro champús, además de cinco productos medicinales y cuatro de confitería, es decir, tienen alrededor de 36 productos elaborados por ellos, además de la jabonería.

“Sentí mucho miedo porque se dicen muchas cosas de la exportación, pero recuerdo con emoción que empaqueté, para que se fueran a Los Ángeles, 250 frascos de jalea real y 100 frascos de jarabe de propóleo”, mencionó.

Se envió a esa ciudad de Estados Unidos porque ahí vive mucha gente de Putla de Guerrero, el éxito fue tal que ahora mandan constantemente polen, jalea real, jarabe, crema de jalea real, de almendras y de coco.

Oaxaca está trabajando muy fuerte con los productos artesanales, orgánicos, en la capital tenemos distribuidores en la colonia Reforma y fraccionamiento El Rosario, en Tamazulápam del Progreso, aseguró Leyva.

Gracias a un maestro que acudió a la Universidad Tecnológica de la Mixteca (UTM), tras conocer sus productos y promoverlos con su familia, estos ahora se venden en España.

Agradecen a la región
Una forma agradecer a la región Mixteca es a través de los cursos que imparten en su apiario, además de la asesoría a quienes tienen la intención de dedicarse a la crianza de abejas, en la localidad unas 30 personas han acudido a capacitarse, también de poblaciones cercanas como Asunción Nochixtlán, Santiago Juxtlahuaca, Tamazulápam del Progreso, Tlaxiaco, Putla de Guerrero, Puerto Escondido, Pochutla, entre otros lugares.

También universitarios han resultado beneficiados, pues estudiantes de la Universidad del Mar (UMAR), la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), la de Chapingo han acudido a capacitarse en el área.

Una de sus mayores satisfacciones es que tres alumnos la Universidad Autónoma Chapingo aprendieron a hacer jabones y champú y ahora ellos elaboran unos productos y venden otros de Obreras de la Mixteca a crédito, con ello solventan los gastos de sus estudios.

“Nuestro objetivo es que la apicultura vuelva a ser lo que era antes porque se está perdiendo, ahora algunos sienten terror cuando ven una abeja, antes nuestros abuelos nos enseñaban a quererlas, cuidarlas y cultivarlas”, apuntó.

Esto ha costado mucho, explicó, puesto que la mayoría de la gente ve un enjambre y lo primero que hace es quemarlo, incluso con personal de Protección civil han trabajado “porque es muy triste que quienes deberían cuidar el medio ambiente lo estén destruyendo de esa manera”.

A raíz de esta situación, y recordando que “la abeja no ataca si no se les hace daño”, mencionó que ahora se ponen de acuerdo con elementos de Protección civil para que, en caso de encontrar un panal, se le pregunte a las personas si quieren quedárselas y de ser así, Mercedes y Gaudencio les explican cómo cuidarlas, en caso de haber negativas, ellos acuden con el equipo y las mudan para cultivarlas.


 

Relacionadas: