A 17 años del siglo XXI, miles de mazatecos no usan zapatos | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Los Municipios

A 17 años del siglo XXI, miles de mazatecos no usan zapatos

Este fenómeno social puede ser por orgullo o tradición


A 17 años del siglo XXI, miles de mazatecos no usan zapatos | El Imparcial de Oaxaca

No es ciencia ficción sino la auténtica realidad de la idiosincrasia de los habitantes mazatecos, quienes al ingresar al décimo séptimo año del presente siglo XXI siguen sin usar calzado industrializado en su diario acontecer, ya sea en fiestas religiosas, populares, reuniones sociales, educativas, labores de agricultor y como jefes de familia en sus municipios de residencia.

En su mayoría, estos mazatecos siguen fieles a la cultura de sus ancestros y no se adaptan a los tiempos modernos de vestir a la moda como lo hace todo el resto de la sociedad, y mucho menos tienen aparatos electrónicos sofisticados en sus hogares, medios de entretenimiento que la tecnología moderna ha hecho ingresar comercialmente a todos los rincones de la República Mexicana.

Este grupo étnico se niega a dejar su propia forma de vivir porque así se desenvuelven más a gusto y son libres y felices, siendo más común encontrarlos en los municipios de San Antonio Eloxochitlán, San Pedro Ocopetatillo, Santa Ana Ateixtlahuaca, San Lorenzo Cuanecuiltitla, San Francisco Huehuetlán, San Lucas Zoquiapan, Santa María Asunción, San Miguel Huautepec y San Bartolomé Ayautla, por citar a los más arraigados en cuanto a su vestimenta autóctona.

Situados al noroeste de nuestra entidad oaxaqueña, este grupo de hombres y mujeres son descendientes de padres y madres de familia en condiciones de extrema pobreza, nunca asistieron a un salón de clases y por lo mismo siguen siendo monolingües por naturaleza, sin saben leer, ni escribir y firmar los documentos oficiales de las diferentes instituciones federales y estatales, teniendo que recurrir únicamente a las huellas digitales de sus manos para concretar algún asunto privado, personal o colectivo.

Asimismo, los organismos privados con labores altruistas no se les han acercado a estos indígenas arraigados en sus costumbres, tampoco los candidatos en campaña de los diferentes partidos políticos que pelean la gubernatura, senadurías, diputaciones federales y locales, lo mismo aspirantes a presidentes municipales de sus respectivos lugares de origen, por eso estos mazatecos siguen viviendo muy a su manera en este siglo XXI.


 

Relacionadas: