“Los niños juegan a ser policías y maestros” | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Especiales

“Los niños juegan a ser policías y maestros”

Los menores, de los 3 hasta los 14 años de edad, pasaron por momentos angustiosos y fueron evacuados durante el enfrentamiento entre policías y maestros


“Los niños juegan a  ser policías y maestros” | El Imparcial de Oaxaca

Al cumplirse un año del fallido desalojo que dejó víctimas mortales, decenas de heridos y secuelas irreparables entre los habitantes de esta comunidad, los vecinos de la colonia 20 de Noviembre aún recuerdan los momentos terroríficos que vivieron junto con sus hijos que fueron evacuados de la zona.

Padres de familia y representantes de la colonia comentaron que a 12 meses de los hechos, nada ha cambiado en el lugar y para tratar de ayudar a los pequeños de 3 hasta 14 años de edad que pasaron por momentos angustiosos, optaron por no hablar más sobre lo que pasó el 19 de junio de 2016.

“Han venido un sinfín de documentalistas, defensores de derechos humanos y otras personas que se interesan en saber qué fue lo que pasó en la colonia, pero solamente vienen a eso, a saber qué fue lo que pasó y lo único que pasa es que los niños vuelven a recordar su miedo, por eso decidimos en asamblea ya no hablar sobre el tema”, mencionaron los integrantes de la mesa directiva de la colonia.

Uno de los padres de familia explicó que esta decisión se tomó a raíz de los recuerdos que arrastran los pequeños que vivieron en carne propia el terror de respirar gas lacrimógeno, escuchar el ruido de los helicópteros y las ráfagas de armas.

“Los niños no recibieron ningún tratamiento especializado, los que vienen es solamente para documentar sobre el desalojo y ya, seguimos igual que hace un año, los niños juegan a ser policías y maestros”.

“Su modo de jugar fue lo que cambió desde aquella fecha porque lo vivieron de cerca, ahora ya no queremos que se hable de eso porque es recordarle lo que en su mente todavía guardan”, expuso uno de los representantes de este asentamiento humano.

La colonia 20 de Noviembre, se ubica a escasos 100 metros de donde quedaron las víctimas de aquel enfrentamiento entre pobladores, maestros y policías, y a unos 50 metros de la carretera federal 190, donde se encontraba uno de los campamentos de los maestros de la Sección 22.

Algunos colonos, integrantes del Frente Popular Revolucionario (FPR), reconocen que durante el día del desalojo, al igual que la gran mayoría de los pobladores de Nochixtlán al ver que los elementos policiacos se ensañaban con un pequeño grupo de manifestantes que se encontraban en el bloqueo, acudieron en apoyo de ellos.

Como eran superados en número por los policías, junto con algunos maestros se refugiaron hasta las humildes viviendas con piso de tierra y techos de láminas, hasta donde llegaron los uniformados a lanzar gas lacrimógeno y disparos de arma de fuego.

Para evitar un mayor daño colateral a los niños que se encontraban en la colonia, como pudieron los pequeños huyeron junto con sus madres hacia el municipio de Sinaxtla, donde las autoridades recibieron y resguardaron a 34 niños.

El informe

Un informe del Comité de Defensa Integral de Derechos Humanos Gobixha (Código-DH), coincide con algunos testimonios de los representantes de la colonia, en su cronología refiere que el desalojo inició a las 5:20 a.m., cuando los elementos se movilizaron hacia Nochixtlán.

7:30 a.m. Inicio del desalojo a la altura del puente con uso de gases lacrimógenos, sin mediar aviso. En el puente se encontraban alrededor de 150 personas y de inmediato resultan afectados habitantes de la colonia 20 de Noviembre, muy cerca del lugar.

8:30 a.m. Desde la Iglesia y radios locales se escuchan llamados de auxilio y apoyo para sacar a los heridos y atenderlos. Son detenidos en el panteón un grupo de personas que se encontraban cavando una tumba.

9.15 a.m. Un helicóptero sobrevuela la zona.

9.20 a.m. Se escuchan detonaciones de arma de fuego desde los hoteles, para replegar a la gente que estaba movilizada.

9.30 a.m. El Hospital Básico Comunitario se encuentra en medio de la balacera y cierra su puerta frontal, manteniendo abierta la puerta de emergencias.

10:00 a.m. El mercado se levanta y los negocios cierran: A partir de la una de la tarde pobladores identifican un segundo enfrentamiento con presencia de helicópteros en la zona.

3 p.m. Se retira la policía de la localidad, prevalece el caos en la población durante la tarde y noche; es quemado el palacio municipal.

En lo que se refiere específicamente a los habitantes de la colonia 20 de Noviembre, señala que sufrieron heridas de arma de fuego, golpes, quemaduras e intoxicaciones, como las sufridas por 34 niñas y niños que vivían en el lugar.

“La utilización de armas, helicópteros y de bombas lacrimógenas lanzadas desde los helicópteros, generó terror y miedo en las niñas y niños que estaban con sus padres y de quienes estaban en sus casas sin idea de lo que sucedía afuera”, relata el informe.

De los habitantes que huyeron para ponerse a salvo, por temor a represalias o a vivir otro hecho similar, al menos seis ya no regresaron a la colonia. “Se fueron y ya no volvieron porque realmente fue un momento muy terrorífico”, recuerdan los colonos.

Asentamiento irregular

De acuerdo con las autoridades municipales de Nochixtlán, en esta colonia se ubica en un asentamiento irregular y se encuentra en proceso de litigio entre los representantes del FPR y comuneros de la localidad.

Rubén Alcides Miguel Miguel, presidente municipal de Nochixtlán, reconoció que durante la refriega del 19 de junio, en esta colonia hubo disparos por armas de juego, gas lacrimógeno y familias enteras desplazadas.

Aunque los habitantes han solicitado obras sociales, explicó que por el momento no se pueden realizar gestiones para priorizar proyectos en este asentamiento humano donde habitan 115 familias en una extensión estimada de dos hectáreas, porque la colonia se encuentra en un terreno irregular y en proceso jurídicos.

“Hay un litigio agrario, los representantes han solicitado para que se les dé la legalidad de proyectos, pero no podemos firmar papeles donde no hay la tenencia de la tierra porque las reglas de los recursos federales son claras.

“Han venido, les hemos dicho que necesitamos una resolución o la acreditación y después los podemos firmar, del lado humano les hemos dado agua y recolección de basura pero en otras cosas no puedo dar legalidad a la ilegalidad hasta que se resuelva”, afirmó el edil.

La colonia cuenta con su propia seguridad, el acceso es supervisado por un integrante del comité de vigilancia del FPR, quien verifica quién puede entrar o salir de la zona, al fondo se observan las humildes viviendas con techos de lámina y piso de tierra.

Pocas viviendas están construidas con material de concreto, las escuelas de nivel preescolar y primaria también están construidas de lámina y no cuentan con servicios básicos.

Los niños que fueron desplazados durante la jornada violenta juegan entre las calles de tierra y se asoman cuando algún visitante se acerca a una cadena que fue instalada en la entrada. A decir de los representantes de la colonia, la mayoría de las familias que se asentaron en el lugar provienen de comunidades marginadas de la región de la Mixteca y llegaron a Nochixtlán en busca de una mejor condición de vida.


 

Relacionadas: