En Oaxaca se alistan para la Candelaria | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Especiales

En Oaxaca se alistan para la Candelaria

En diferentes negocios se empiezan a exhibir atuendos del Niño Dios; comerciantes de tamales esperan tener buenas ventas


  • En Oaxaca se alistan para la Candelaria
  • En Oaxaca se alistan para la Candelaria
  • En Oaxaca se alistan para la Candelaria
  • En Oaxaca se alistan para la Candelaria
  • En Oaxaca se alistan para la Candelaria
  • En Oaxaca se alistan para la Candelaria
  • En Oaxaca se alistan para la Candelaria
  • En Oaxaca se alistan para la Candelaria

Mientras que en algunos negocios ubicados en distintas partes de la capital se empiezan a exhibir los atuendos para vestir a los niños Dios este próximo 2 de febrero, vendedoras de tamales en los mercados esperan que sus ventas repunten en esta celebración.

En un recorrido realizado en el Centro Histórico de la ciudad se pudo observar que en varios negocios de venta de artículos religiosos se venden vestidos de distintos tamaños, colores y figuras. En el negocio de doña Inés Ortiz Santaella, ubicado en el Mercado Benito Juárez, los hay desde 100 a 350 pesos.

Con toda una vida dedicada a la elaboración y venta de este tipo de atuendos, los cuales ahora se adquieren al mayoreo, la comerciante indicó que su mamá Luz Santaella, quien hace 12 años falleció, empezó con el negocio, ya que durante la mayor parte de su vida se dedicó a hacer los vestidos de Niño Dios.

Los hay del número 6 hasta el 60, son modelos de San Ramón, Santo Niño de Atocha, San José, Niño de las Palomas, el Divino Niño, Niño San Sebastián, Niño de Candelaria, Niño del Pilar, Niño de San Benito, Niño de la Abundancia, entre otros, también sillas de madera, coronas, centros y huaraches.

PRESENTAN NOVEDAD

Comerciantes del ramo coincidieron que las ropas de deportistas —entre otros que se habían venido comercializando en años anteriores—, ahora la gente ya no las busca. En esta ocasión como novedad se venden los ropajes de ángeles, San Benito y San Charbel.

Según las costumbres algunas personas visten a los Niños Dios el primer año de blanco, sin corona ni trono; el segundo, con un traje de color y es hasta el tercer año le colocan un atuendo de Rey, como el Emperador del Universo, le colocan su corona y su trono.

De acuerdo con la tradición, el 2 de febrero se celebra el Día de la Candelaria, que es un rito católico que comienza en la Navidad. Este día se “levanta” al Niño Dios del pesebre para vestirlo y así proseguir con la fe de la Cuaresma, que concluye con la Semana Mayor.

ESPERAN VENTAS

Vendedoras de tamales que se degustan ese día acompañados de una taza de atole blanco, champurrado o de leche, por su parte mantienen la esperanza de que las ventas de su producto se compongan debido a la situación que se vive por el despido de miles de trabajadores.

Necesitamos, primero Dios, tener una buena salud para poder trabajar, que haya venta, porque a muchos trabajadores no les han pagado y son ellos los que realizan sus compras ese día, “Dios quiera que pronto les paguen para que podamos vender”, comentó María Antonieta Cruz Martínez.

Con toda una tradición de familia en la elaboración de los tamales, doña Antonieta, quien es originaria de la población de San Gabriel Etla, comentó que desde su bisabuela, se dedican a elaborar los tamales durante todo el año, en especial el 2 de febrero, día de la Candelaria.

Cruz Martínez subrayó que se siente orgullosa de realizar su trabajo, puesto que ella es la tercera generación que ejerce este oficio, “de esto (venta de tamales) he sacado a mis hijos adelante. Tengo a una hija que es enfermera y tres más en la Universidad; estoy muy orgullosa de realizar la venta de tamales”.

La comerciante indicó que la mayoría de los vendedores tienen la esperanza de que se componga la situación. Hace años —en este tiempo— los empleados de las oficinas de gobierno ya habían hecho sus pedidos; sin embargo, en esta ocasión no ha habido muchos.

SABORES Y PRECIOS

En el mercado ubicado a escasos metros del zócalo capitalino se pueden encontrar varios puestos de venta de tamales de rajas, amarillo, verde, mole, chepil y de dulce. El negocio de doña María Antonieta se encuentra en la entrada –lateral ubicada en la segunda calle Flores Magón-—, del Mercado Benito Juárez.

En los diferentes mercados de la capital se encuentran ubicados puestos de venta de tamales, especialmente el 2 de febrero, cuando las personas que al partir la tradicional “Rosca de Reyes”, se encontraron un muñequito por lo que son los padrinos del Niño Dios.

La mayoría de comerciantes se reportan listos para poder satisfacer la demanda de sus pedidos, “aun cuando la situación económica en Oaxaca está de la fregada, esperamos que esto cambie y que la tradición se siga manteniendo”, dijeron vendedores de tamales de los mercados centrales.

La gente busca de todos precios y sabores, expreso doña Antonieta. Los precios son accesibles al bolsillo de todas las personas, los tamales de chepil, frijol y dulce se venden a 8 pesos, en tanto que los de rajas, amarillo y verde cuestan 12 pesos y los de mole de hoja de plátano a 15, 18 y 20 pesos, finalizó doña María Antonieta.