El Imparcial de Oaxaca nace en medio de una revolución | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

La Capital

El Imparcial de Oaxaca nace en medio de una revolución

Hace 66 años el periódico nació en medio de una huelga que después se convirtió en una revolución.


El Imparcial de Oaxaca nace en medio de una revolución | El Imparcial de Oaxaca

Guillermo Pichardo Domínguez, hijo de Manuel Pichardo García, uno de los fundadores del diario El Imparcial de Oaxaca, recordó que hace 66 años el periódico nació en medio de una huelga que después se convirtió en una revolución.

“Junto con sus hermanos, Angelita, Francisco, Antonio y Juan de Dios Pichardo García, trabajaron en un proyecto que afortunadamente hasta la fecha sigue funcionando, nació en un momento muy crítico porque estaba la huelga en contra del gobierno que encabezaba el entonces gobernador, Manuel Mayoral Heredia”.

Don Memo recuerda que para intentar frenar la revuelta ciudadana que exigía mejores condiciones de vida, arribaron a la entidad tanques de guerra que provenían del estado de Puebla, “porque realmente se estaba viviendo una revolución en una provincia como lo era Oaxaca en aquel entonces”.

“Mi padre y sus hermanos no estuvieron de acuerdo con el gobierno y exhibieron sus errores, la gente de Mayoral Heredia vino a hablar con él para ofrecerle que las arcas del gobierno estaban abiertas para la empresa, mi padre les dijo que no iba ir al Palacio de Gobierno, que si querían hablar con él que los esperaba en su oficina que estaban en la calle de Hidalgo”.

Al acudir a la celebración del 66 Aniversario de El Imparcial, donde se reunieron colaboradores y directivos del Mejor Diario de Oaxaca, don Memo, como le laman sus amigos y familiares, recordó que fueron inicios muy difíciles para este proyecto periodístico.

“Cuando mi padre, quien fue el primer director, no aceptó el ofrecimiento del gobierno ya no salió de su oficina, se quedaba a dormir en un pequeño cuarto hasta donde le llevábamos de comer y ropa para que se cambiara”.

El conflicto duró al menos dos meses, hasta que el presidente de la República removió a Mayoral Heredia, “poco a poco todo volvió a la normalidad y como a seis meses de su fundación, El Imparcial cambió su sede a Armenta y López, donde funcionó por varios años”.

“Cuando el periódico se fundó en 1951, eran ocho personas las que laboraban, desde el prensista, formador, director y la administradora; todo ha cambiado, la tecnología nos alcanzó, el periódico continuó con otras generaciones y los que hoy lo dirigen supieron encaminarlo”.

“La familia siempre se dedicó a esto de la imprenta, oficio donde ya me retiré hace algunos años, a 66 años de El Imparcial podemos decir que vivimos tiempos similares que en aquellos tiempos, de revuelta, incluso peores, porque todo mundo hace lo que quiere y cuando quiere”, apuntó don Guillermo Pichardo.


 

Relacionadas: