Río Atoyac, lleno de aguas negras, basura y escombros | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

La Capital

Río Atoyac, lleno de aguas negras, basura y escombros

Gran parte del tramo del afluente que atraviesa a la ciudad de Oaxaca y Xoxocotlán muestra una avanzada contaminación


Río Atoyac, lleno de aguas negras, basura y escombros | El Imparcial de Oaxaca
Foto: Adrián Gaytán / Son evidentes las aguas negras en el río Atoyac

Con descargas del drenaje sanitario, las ya contaminadas aguas del río Atoyac se muestran negras en su paso por la ciudad de Oaxaca, uno de los 28 municipios a los que un juzgado estatal y federal ordenaron la protección de este afluente y el río Salado.

A casi tres años de la sentencia confirmatoria del recurso que llevó la asociación Litigio Estratégico Indígena, los tres órdenes de gobierno no han informado del proyecto de saneamiento en que han de participar 28 municipios, el estado y la federación.

En tanto, la contaminación del río Atoyac crece y muestra de ello es el tramo que corre por la capital, urbe para la que su existencia fue vital en su fundación y desarrollo.

En un recorrido realizado por EL IMPARCIAL, se observó que del cauce del río emana la pestilencia de las aguas negras en tramos como el que conecta al Parque del Amor y la Central de Abasto. O al primer punto con terrenos de Santa Cruz Xoxocotlán.

Foto: Adrián Gaytán / La basura arrojada al afluente también es parte del problema

A la altura de los puentes Porfirio Díaz y Cuarto Centenario, se detectó al menos una descarga de aguas negras, además de varios montículos de escombros en las riberas del afluente. La basura arrojada o abandonada por las personas también es parte del problema, pues está presente tanto en el caudal que corre como en las orillas del río.

Los grafitis en las carreteras construidas al margen del río se suman al abandono, deterioro y contaminación del río, uno de los tres por los que el ayuntamiento de Oaxaca de Juárez anunció esta semana un rescate.

Aunque desde mayo de 2019 existe una sentencia que ordena el rescate y protección de los ríos Salado y Atoyac, hasta ahora no se observan acciones concretas para su saneamiento.

En diciembre de 2020, la omisión de las autoridades municipales, estatales y federales llevó a la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) a emitir una recomendación a 28 municipios, el estado y la federación para atender los afluentes.