Al menos 600 árboles del Centro Histórico, en declive | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

La Capital

Al menos 600 árboles del Centro Histórico, en declive

Es necesario emprender acciones urgentes para mejorar la salud y cantidad de ejemplares; en riesgo palmeras, laureles y otras especies


Al menos 600 árboles del Centro Histórico, en declive | El Imparcial de Oaxaca
Foto: Adrián Gaytán / La mayoría del arbolado de la ciudad se encuentra enfermo por las plagas.

Jorge Luis Cruz Alvarado, presidente de la asociación civil Oaxaca Fértil, señala que tanto el muérdago, el picudo, la mosquita blanca y otras plagas han dañado el arbolado de la ciudad de Oaxaca.

En el Centro Histórico, el especialista estima que son 600 los ejemplares con algún grado de daño. Frente a esta problemática, considera necesario un plan de manejo que garantice el cuidado de los árboles y así estos den a la sociedad ese “servicio ambiental” que necesita la humanidad para tener una vida saludable: respirar un aire limpio y contar con suficiente oxígeno.

En el Día Mundial de la Educación Ambiental, conmemorado este 26 de enero, y en medio de la pandemia de Covid-19, Cruz Alvarado destaca el papel del arbolado como garante de la salud.

Sin embargo, ante el deterioro de los árboles, apunta que se requieren acciones urgentes para mejorar la salud y cantidad de ejemplares. Por ejemplo, programas de reforestación inteligente, control de plagas y enfermedades que han dañado gravemente a las especies, entre ellas las palmeras Phoenix.

“Necesitamos implementar un plan de manejo”, dice el especialista, quien espera que con la actual administración esto sea posible, ya que las plagas han avanzado mucho.

Ha sido el insecto conocido como “picudo”, aún presente, el que ha acabado con estas palmeras, aunque considera que las que sobreviven están en predios particulares.

Estas se pueden salvar para emprender un nuevo programa de reforestación de la especie, misma que no requiere de gran cantidad de agua y embellece la ciudad. Incluso, expone, a pesar de que no son endémicas, pero han logrado adaptarse en la urbe.

De las 1, 200 palmeras que se estimaron en 2011, Cruz Alvarado refiere que difícilmente existen 200 en las calles, camellones o espacios públicos. Pero confía en que unas 500 sigan en domicilios particulares.

Como las palmeras, otras especies están en grave deterioro en la ciudad. Un caso de estos son los laureles del zócalo y la Alameda de León, que sufren desde hace tres años por la mosquita blanca.

Ante esto último comenta la necesidad de podas inteligentes para tener un crecimiento dirigido, que no dañe la electrificación y no cause problemas de visibilidad en las calles y dependiendo de cada especie. “Lo que ha sucedido es que cuando podan o retiran plagas únicamente se les hace daño”.