Dobles filas y acaparamiento de espacios imperan en nueva normalidad | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

La Capital

Dobles filas y acaparamiento de espacios imperan en nueva normalidad

Las dobles filas o el apartar lugares son problemáticas constantes en la capital, como ha señalado la Subdirección de Tránsito y Movilidad.


Dobles filas y acaparamiento de espacios imperan en nueva normalidad | El Imparcial de Oaxaca

Dobles filas, ya sea en espera de alguna diligencia de acompañantes o mientras se disfruta de un antojito en un puesto semifijo de la misma calle, son parte del panorama vehicular a pesar de la pandemia. A más de año y medio de la emergencia sanitaria, la ocupación de calles y avenidas en la ciudad, principalmente en el Centro Histórico, muestran el repunte de la movilidad.

Los filtros que desde hace tres meses instaló el ayuntamiento para “reordenar” al comercio ambulante parecen abonar en el acaparamiento de calles en el centro. Esto se observa principalmente en parte de las calles Las Casas, Fiallo, Armenta y López, entre otras.

El desplazamiento de los puestos que antes ocupaban el zócalo, la alameda y el andador turístico hizo algo similar con las camionetas o autos de los vendedores, las que durante todo el día ocupan las calles y dejan sin espacio a otros potenciales usuarios.

Pero al margen de esta situación, otros conductores persisten en estacionarse en dobles filas, como se observó en un recorrido por el centro de la ciudad. Esto ocurre en la calle de Fiallo, esquina con avenida de La Independencia; en Fiallo, entre Colón y Guerrero, en la parte trasera de la iglesia de San Agustín, en donde al menos cuatro autos aguardaban en doble fila causando cuellos de botella.

Igualmente en avenida Hidalgo, entre Fiallo y Armenta y López, o en Guerrero. A pesar de la existencia de estacionamientos públicos, otros autos más ocupaban las bahías de carga de y descarga en la calle García Vigil, entre avenida Morelos y calle Allende. Incluso había los que se estacionaban en el ciclo carril y parte de la banqueta, obstruyendo así el paso de ciclistas y peatones.

Los letreros de prohibido estacionarse, por la existencia de cocheras y por la salida y entrada constante de ambulancias en un hospital de la calle García Vigil no impidieron que los espacios sobre Manuel Bravo (en el acceso a la unidad) fueran ocupados.

Las dobles filas o el apartar lugares son problemáticas constantes en la capital, como ha señalado la Subdirección de Tránsito y Movilidad.


 

Relacionadas: