Comerciantes se visten con disfraces para el Día de Muertos en Oaxaca | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

La Capital

Comerciantes se visten con disfraces para el Día de Muertos en Oaxaca

La venta de disfraces y accesorios son parte de la apuesta en mercados como el Benito Juárez; aún no llega el pan al 20 de Noviembre


Comerciantes se visten con disfraces para el Día de Muertos en Oaxaca | El Imparcial de Oaxaca

De charros, de catrines y catrinas o de esqueletos y la muerte, el local de José Carlos Robles y su familia se ha vestido para la ocasión con disfraces para infantes. El Día de Muertos de este año revive en él y otros cuatro compañeros del mercado Benito Juárez las esperanzas por lograr el repunte de ventas.

A pocos días de las fiestas en que los fieles difuntos son recibidos en la mayoría de hogares oaxaqueños y mexicanos, su local ya exhibe máscaras y todo tipo de prendas inspiradas en películas clásicas o las series del momento. Hay de todo tanto para quienes gustan de las muerteadas y comparsas o se inclinan por algo más relacionado con otros países como el Hallowen.

En este y otros mercados de la ciudad de Oaxaca, los comerciantes ven en el segundo año de la pandemia una restricción para celebrar el Día de Muertos, aunque no la eliminación de este.

A menos de dos semanas, los pasillos del mercado 20 de Noviembre carecen del tradicional pan de muerto. Solo en uno o dos locales hay apenas un puñado de piezas exhibidas junto a los panes de cazuela o de yema, pero sin decorar.

En semanas previas, representantes de locatarios y de establecimientos alrededor habían augurado un panorama desolador a causa de la presencia de comerciantes ambulantes, en quienes ven una competencia desleal.

En el interior del Benito Juárez, José Carlos aún guarda la esperanza y cuenta que decidió, a diferencia de 2020, vender disfraces, máscaras y otros accesorios. Ve un mejor panorama ahora que muchas personas se han vacunado o esperan su segunda dosis del biológico contra la Covid-19. Pero es consciente de que no logrará los niveles alcanzados en 2019, por lo que mantiene los artículos habituales junto a los nuevos.

“Parece ser que algunas personas se están animando a hacer este tipo de eventos”, comenta Robles, quien el año pasado evitó toda inversión en artículos de la temporada y ahora espera la llegada de clientes.

A su local se han acercado algunas personas mientras comparte su percepción de las fiestas, pero ninguna se anima a comprar todavía la máscara o el traje de la serie del momento. “Comparado con 2019 ya había mucha gente comprando;  ahorita la venta todavía está floja. A lo mejor la próxima semana tenemos un repunte de ventas”, agrega el comerciante.

En los pasillos del mercado, otros locales muestran ya parte de la mercancía para las muerteadas o comparsas, aunque estas se hayan cancelado en varios municipios y se opte por seguir la celebración en el entorno cercano o familiar.

“Va a ser un poco reservado, no tan abierto como quisiéramos, pero siento que sí se va a dar la celebración”.