Desconfían ciudadanos del sistema de alertas sísmicas en Oaxaca | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

La Capital

Desconfían ciudadanos del sistema de alertas sísmicas en Oaxaca

Los segundos de ventaja son muy pocos; además de que faltan espacios para resguardarse ante los fenómenos, coinciden habitantes


Desconfían ciudadanos del sistema de alertas sísmicas en Oaxaca | El Imparcial de Oaxaca

Aunque el estado de Oaxaca y otros del sureste mexicanos concentran la mayor actividad sísmica del país, el Servicio Sismológico Nacional no ha registrado más que cuatro temblores de entre 5.5 y 5.8 grados de magnitud en lo que va de 2021, los más grandes del periodo.

El valor mínimo de estos fenómenos, 5.5, es el que suelen detectar las alertas sísmicas o bocinas como las 13 ubicadas en Oaxaca de Juárez y Santa Lucía del Camino, en la zona metropolitana del estado de Oaxaca.

Sin embargo, algunos ciudadanos cuentan que estas no han alertado sobre los sismos de este año o si lo han hecho ha sido solo una vez. Por su cercanía con el estado de Guerrero, en Oaxaca se percibió uno de los cuatro mayores sismos de este año en el país, el ocurrido el 19 de marzo a 60 kilómetros al sureste de San Marcos, con una magnitud de 5.7.

Los demás eventos registrados entre enero y agosto de este año, han sido de una magnitud menor a 5.5. De acuerdo con la Coordinación Estatal de Protección Civil de Oaxaca, CEPCO, el sistema de altoparlantes comprende 13 estructuras que emiten la “Alerta Pública” cuando el SASMEX detecta un evento sísmico igual o mayor a 5.5. Y que por ello pueda generar daños de consideración en la población.

En el Barrio de Jalatlaco, sobre la calzada de la República, se ubica uno de los 13 altoparlantes o bocinas que, según lo informó en su momento la CEPCO, tuvieron mantenimiento en enero de este año.

El encargado de un restaurante de la zona señala que la bocina no ha sonado en los últimos meses, pero que en años previos sí, solo que muy pocos segundos antes del evento. Esto ha limitado una salida adecuada del establecimiento, especialmente porque muchas personas anteponen el miedo y olvidan los protocolos para una salida fluida.

Las bocinas sí se han escuchado en colonias como la Alemán, cuenta un vecino de la zona, aunque señala que el sonido es apenas perceptible, pues se ubica en la escuela Carlos Gracida, sobre avenida Universidad.

La bocina de la Central de Abasto sí se alcanza a escuchar como esta, explica un habitante de San Martín Mexicápam. Sin embargo, los obstáculos que distingue para un adecuado resguardo es la falta de espacios libres de estructuras. Hay muchos postes y cables alrededor, cuenta el vecino de la colonia Primavera.