Gazolinazos merman ganancias de taxistas en Oaxaca | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

La Capital

Gazolinazos merman ganancias de taxistas en Oaxaca

Para taxistas como Miguel Ángel, que por 30 años se ha dedicado al oficio, el aumento ha sido “considerable” en los últimos meses ha propiciado una mayor inversión en su trabajo


Gazolinazos merman ganancias de taxistas en Oaxaca | El Imparcial de Oaxaca

Fue en septiembre de 2019 cuando la Procuraduría Federal del Consumidor aseguraba que no habría aumentos a las gasolinas. Por entonces, el precio del litro de combustible regular (Magna) se ubicaba en menos de 18 pesos en algunos estados del país como Tabasco; aunque en Oaxaca ya rebasaba los 20 pesos y con ello se consideraba el estado con el precio más alto en el país, un puesto que difícilmente ha dejado.

Casi dos años después de esa declaración, el precio de las gasolinas y el diésel ha incrementado. Aunque el promedio nacional se colocaba este lunes en 20.28 pesos (Magna) y 21.97 (Premium), la entidad oaxaqueña seguía rebasando este. Para el caso del combustible “regular”, los precios en la ciudad capital iban de los 20.99 pesos a los 21.33. Solo una de las estaciones de servicio tenía una cifra menor a la nacional, de acuerdo con el sitio gasolinamx.com, al ofrecer el producto a 19.78 pesos el litro.

Este lunes, el precio promedio de la gasolina Magna en el estado era de 21.08 pesos; en tanto el de la Premium, de 22.5 pesos. Para taxistas como Miguel Ángel, que por 30 años se ha dedicado al oficio, el precio de los combustibles ha aumentado de manera considerable en los últimos años. “Cada día aumenta, 10 o 15 centavos”, cuenta el conductor que este domingo dice que adquirió el litro de gasolina Magna en 21 pesos con 50 centavos.

“Afecta porque al final de cuentas la gente está acostumbrada a cierta tarifa y a nosotros, a la hora de cargar gasolina, viene el contra. Es pérdida”.

Hasta hace seis meses o un año, dice, con 150 o 180 pesos le alcanzaba para la jornada. “Ahora son 300 pesos”, comenta el trabajador que recuerda los tiempos en que la gasolina costaba 17 pesos y con 170 recorría 100 kilómetros. El aumento en el precio de los combustibles ha significado para él la pérdida de ganancias, además de tener que cambiar la gasolina Premium por la Magna para tratar de reducir costos. 

“Hay que nivelar el costo de los traslados y de la gasolina”, explica al tiempo de reflexionar que las tarifas actuales para traslados en servicios como el de taxi no son realistas con la situación. “Las personas que establecen las tarifas son quienes no han trabajado un taxi o en el transporte; me gustaría que conociera realmente el movimiento porque no es lo mismo estar en una secretaría que detrás del volante”.


 

Relacionadas: