Solicitarán a Murat apoyo para el MACO | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

La Capital

Solicitarán a Murat apoyo para el MACO

José Luis Bustamante del Valle, secretario de Amigos del MACO, ordenó impedir la entrada de empleados y participantes de Atemporal este viernes; directora del recinto considera que el problema se ha “personalizado”


Solicitarán a Murat apoyo para el MACO | El Imparcial de Oaxaca

El conflicto por el adeudo de salarios y prestaciones que se mantiene desde abril de 2020 hasta 19 empleados del Museo de Arte Contemporáneo de Oaxaca (MACO) derivó este Viernes Santo en la restricción de acceso al recinto, por parte de José Luis Bustamante del Valle, secretario de la mesa directiva de Amigos del MACO. 

La acción fue calificada por la directora, Cecilia Mingüer, como represalia por la demanda colectiva interpuesta ante la Junta Local de Conciliación y Arbitraje (JLCyA) en contra de la mesa directiva de Amigos del MACO. Además de verla como un intento de la asociación por “quitarse de encima a los trabajadores”. Sin embargo, adelantó que para garantizar la seguridad de empleados y el museo buscarán una reunión con el gobernador Alejandro Murat.

Ni empleados ni participantes del mercado de diseño Atemporal pudieron entrar al inmueble durante casi una hora, momentos en los que incluso arribó una observadora de la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca (DDHPO).

Fue alrededor de las 10 horas cuando, tras la llegada y entrada de Mingüer (y previo acuerdo de que asumiría la responsabilidad por el acto), las y los afectados pudieron ingresar. En el interior se mantenía un empleado de la Policía Auxiliar Bancaria, Industrial y Comercial (PABIC), así como un compañero de los trabajadores, quien había hecho guardia nocturna y se negó a salir.

Esta es la segunda ocasión en el año en que Amigos del MACO niega la entrada de empleados al museo. La primera fue el 28 de enero, cuando un oficio avalado por la Secretaría de las Culturas y Artes de Oaxaca (Seculta) también restringió y sigue limitando el acceso de trabajadores a la bodega que resguarda cerca de 700 obras. De esto último, los demandantes advirtieron riesgos de daños y de sustracción.

Tras estos acontecimientos, Cecilia Mingüer señaló que buscarán el respaldo del gobernador del estado, a fin de mantener el recinto fundado en febrero de 1992 por un grupo de artistas, entre ellos Francisco Toledo. Asimismo, continuarán con la demanda ante la JLCyA y las quejas y expedientes abiertos en la DDHPO. 

“Creo que lo que me toca hacer es buscarlo por mi lado, como directora, y ver que esto se solucione”, apuntó Mingüer sobre el diálogo que espera iniciar el próximo lunes con Murat Hinojosa. 

“No sé si eso resuelva la parte económica, pero sí que nos ayude a que estas cosas ya no pasen”, añadió. Hasta febrero, el adeudo de salarios era de un millón 200 mil pesos; con los donativos de comunidad artística, solo se han cubierto dos meses, aunque la falta de pagos se mantiene.

Del acercamiento con Murat, Mingüer descartó que la intención sea que el museo pase a ser parte de la administración estatal. Se trataría, explicó, de conseguir nuevamente los apoyos que tenía hasta 2010, cuando el entonces director lo sacó del Programa Operativo Anual de la ahora Seculta. 

“El museo es ya un súper paquete porque si bien es una responsabilidad, hay muchos productos de él que son muy valiosos: la colección, las exposiciones que puedan itinerar, los libros de las exposiciones. Creo que por ahí podríamos llegar a una negociación con el gobernador”, explicó. 

Como esto, señaló la necesidad de mantener la figura de la asociación Amigos del MACO, pero que su mesa directiva sea renovada y tenga a personas que realmente sean empáticas con las necesidades de sus trabajadores y procuren recursos para el museo. La actual mesa carece de “capacidad de diálogo, desconoce muchas cosas del propio museo y eso es lo que está bloqueando” el trabajo del recinto.