A la baja, venta de roscas de Reyes | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

La Capital

A la baja, venta de roscas de Reyes

Además de consultar con el bolsillo, consumidores toman más en cuenta la higiene; productores han tenido que disminuir el volumen un 50 %


A la baja, venta de roscas de Reyes | El Imparcial de Oaxaca
Panaderos afirman que no han bajado la calidad de sus productos.

La emergencia sanitaria de Covid atraviesa a la celebración del Día de Reyes, entre las últimas de la reciente temporada de celebraciones y por la que tanto productores y vendedores de roscas como consumidores reconocen afectaciones.

María Luisa Benítez Valdez y Delfina Hernández son dos panaderas oaxaqueñas que por tres décadas han vivido la tradición familiar de la elaboración y venta de roscas. Desde su puesto o local, ambas saben que los ingresos de este año serán menores que los de los recientes. E incluso más que aquellos que seguían resintiendo los efectos del movimiento político-social de 2006.

Aun así guardan la esperanza porque les “ayude Dios” y la gente acuda a comprarles; aseguran que cuentan con las medidas higiénicas y necesarias para preservar la salud ante la Covid.

“Primeramente, Dios, esperemos que no se venda como en otros años, pero sí algo que se haga”, dice María Luisa, al tiempo de señalar que, para cuidarse, la gente no sale tanto, aunque tampoco quiere perder la tradición.

Piden apoyo a la economía local.

María Luisa lleva tres décadas elaborando y vendiendo roscas caseras y tradicionales en la calle de Flores Magón, junto al Mercado Benito Juárez, con una receta que ha compartido varias generaciones de su familia. En otras épocas del año produce dulces regionales y pan de muerto, pero explica que así como en estos días, la venta ha sido baja en todo el año.

Desde sus locales en el Mercado 20 de noviembre, Delfina Hernández cuenta que tuvo que reducir en un 50 por ciento la producción de este tipo de panes comparado con el año previo. Pero no así la calidad, pues asegura que es su carta de presentación con la clientela y que aunque tenga menores ganancias el precio que maneja es razonable.

Al igual que ello, cuenta que siguen las medidas sanitarias y la frescura del pan es algo que lo distingue del que se ofrece en supermercados.

La producción de la rosca de Reyes bajó un 50 %.

Sin embargo, señala que por la crisis las familias han disminuido su poder de adquisición y eso lo observa en la cantidad o el tamaño de piezas que compran. No obstante, espera que la gente compre en los mercados, con los productores locales, y se siga la tradición que hermana a los mexicanos.

“El oaxaqueño y el mexicano es así. No sabemos de dónde sacamos, pero lo que importa es preservar nuestras tradiciones”.

Este martes, en la víspera del Día de Reyes, en las calles de la capital se notaba la prisa por conseguir una rosca y celebrar este día. Tradicionales o con presentaciones novedosas, estos tipos de panes podían apreciarse en panaderías de antaño, en puestos sobre las calles o en el interior de mercados públicos.

Como clientas, María Merino y su hija señalan que han tratado de mantener la tradición en el consumo, aunque han tenido que gastar y comprar menos que el año pasado. Sin embargo, ahora debe de ser más cuidadosa con el lugar donde compra la rosca, pues en tiempos de Covid es esencial la higiene.

“Nos fijamos en el precio porque la situación está difícil y no en todos los lugares hay una higiene adecuada, y eso causa riesgos en la salud de las personas”, comentan antes de partir con un par de roscas.

 


 

Relacionadas: