Monte Albán brilla de nuevo | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

La Capital

Monte Albán brilla de nuevo

En hora y media se llegó a la cifra máxima de 400 visitantes por día; varios tuvieron que regresar y, en algunos casos, sin la oportunidad de volver al día siguiente


  • Monte Albán brilla de nuevo
  • Monte Albán brilla de nuevo
  • Monte Albán brilla de nuevo
  • Monte Albán brilla de nuevo
  • Monte Albán brilla de nuevo
  • Monte Albán brilla de nuevo
  • Monte Albán brilla de nuevo
  • Monte Albán brilla de nuevo
  • Monte Albán brilla de nuevo
  • Monte Albán brilla de nuevo
  • Monte Albán brilla de nuevo

Con el constante recordatorio de las medidas sanitarias y de sana distancia, este martes fueron superadas las expectativas en el primer día de reapertura de la zona arqueológica de Monte Albán. El sitio abrió a las 10:00 horas, pero a las 11:30 ya habían agotado las entradas disponibles para las 400 personas, que es el aforo máximo por día. 

No faltaron aquellos visitantes que llegaron una o dos horas antes del horario de apertura para apartar lugar, pero solo para obtener como respuesta que ya no se permitía el ingreso. Y así volver al día siguiente; o aceptar la idea de que no conocerán la zona en que el equipo liderado por el arqueólogo Alfonso Caso descubrió la Tumba 7, en el año 1932.

El éxito, sin embargo, no lo fue para el grupo de 21 artesanos y comerciantes, quienes hasta el cierre del 23 de marzo se ubicaban en las escalinatas que conducen a la taquilla u otras áreas del complejo. 

Bajo la sombra de algunos árboles o cubriéndose del sol con sombrillas, cerca del mediodía aún esperaban realizar alguna venta, ya que la siguiente oportunidad, por la rotación acordada, sería hasta tres días después.

A las 11:30 horas, David Andrade, subdirector del sitio, dio la orden de no permitir la entrada a quienes se aproximaban al primer filtro de acceso. Para ese momento, eran más de 350 los visitantes que habían pasado al área de taquilla. Algunos turistas llegaban al estacionamiento y un par de unidades de transporte turístico fueron las últimas en ingresar.

Sin embargo, cumplir con las medidas de sana distancia y de prevención de Covid-19 requirió el constante recordatorio de los trabajadores. Y es que entre los visitantes, muchos se formaban muy cerca uno del otro. Algunos más, ya dentro del complejo, se retiraban el cubrebocas, conforme a los reportes que pasaban los trabajadores.

Entre los primeros visitantes estuvo una familia proveniente de Ciudad de México y de Denver, Colorado (EEUU). A excepción de Juventina, Trini, Laura y Miriam no conocían la zona. Aunque ya ansiaban visitar el sitio, esperaron un tiempo para viajar. Este martes pagaron 400 pesos por un viaje de ida y vuelta a la ciudad, y se describieron como “afortunadas de estar aquí”.

Una descripción similar tuvieron para sí Manuel y María Alejandra. Provenientes de Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, fueron parte de los últimos visitantes en lograr entrar a la zona. “Yo vi en las noticias que ya estaba abierto, pero no sabíamos que había un cupo”, narró Manuel. En tanto, Alejandra, quien no conocía la zona, esperaba saber de la historia y las estructuras dentro de Monte Albán.

Pero la suerte no fue la misma para Orlando y Laura. Procedentes de Villahermosa, Tabasco, arribaron cerca del mediodía, aunque ya no pudieron entrar. Con molestia y desánimo, tuvieron que regresar y descartar la visita al día siguiente, pues deben seguir su ruta. 

“400 personas es el cupo, pero si salen 20 personas, se supone que debe haber cupo porque queda horario para seguir, pero los vigilantes están diciendo que la orden es nada más 400 y nadie más”.

En su primer día, Monte Albán recibió a gran cantidad turistas extranjeros y nacionales, y en menor medida a visitantes del estado, como señaló el subdirector de la zona. 

El funcionario refiere que el haber llegado a los 400 visitantes como máximo en menos de dos horas se debió a la emoción por el primer día de visita. Por lo que espera que en días próximos la cantidad de visitantes vaya disminuyendo y otras personas que hoy no pudieron entrar sí tengan la oportunidad próximamente.

8 meses sin trabajar y sin apoyos

Para poder trabajar en la zona, los dos grupos de artesanos y comerciantes tuvieron que acordar una rotación, por lo que este martes solo pudo laborar el 30 por ciento de ellos, así que solo instalaron 21 puestos. A pesar de la reducción de vendedores, alrededor de las 11:00 horas, Concepción Felipa López seguía sin ventas. 

Ella, que pasó ocho meses sin trabajar en Monte Albán y sin apoyo alguno, tuvo que guardar la mercancía y dedicarse a vender cubrebocas, aretes u otros productos en los poblados cercanos, muchas veces a manera de trueque. 

“Me iba a Tlacolula, a San Antonino; le busqué muchas formas para sobrevivir. Había partes donde me corrían, pero gracias a Dios ya reabrió la zona”, cuenta la artesana que aunque seguía sin ventas todavía guardaba esperanzas. “Esperemos que ahorita que salgan se acerquen a ver la artesanía y nos compren algo”.

 


 

Relacionadas: