Entregan cenizas de migrantes oaxaqueños
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

La Capital

Entregan cenizas de migrantes oaxaqueños

En Estados Unidos, Celedonio trabajó como chef y desde ahí apoyó a su madre y hermanos, pero en abril, el Covid le arrebató la vida

Entregan cenizas de migrantes oaxaqueños | El Imparcial de Oaxaca

Foto: Adrián Gaytán

A Celedonio, su madre y hermanos lo recuerdan como el hijo y hermano que ayudaba a todos, el que a sus 25 años partió de San Mateo Yucutindoo rumbo a Estados Unidos “para sacar adelante a la familia”. Fue chef y “ayudaba a toda la familia, mandaba dinero”, cuenta Olivia Chávez Barrios, su hermana, la que la mañana de este domingo viajó de aquel municipio de la Sierra Sur hacia la ciudad de Oaxaca para recoger sus restos.

Después de 16 años, Celedonio vuelve a su tierra natal, luego de fallecer a causa de Covid-19. Pero no llegó solo. Junto a sus cenizas arribaron al estado las de otros 16 oaxaqueños que perecieron ante la pandemia, ante el coronavirus del que Celedonio incluso dudó.

“Mi hermano decía que el virus no existía”, relata Olivia luego de abandonar las oficinas en que el Instituto Oaxaqueño de Atención al Migrante (IOAM) le entregó una caja con los restos de su hermano.

Celedonio murió el 3 de abril en Nueva York, pero las restricciones derivadas de la pandemia, la carencia de vuelos y una serie de trámites y requisitos hicieron que sus restos llegaran a Oaxaca más de tres meses después. Era soltero y tenía 41 años de edad, es lo que sabe su hermana, quien en cambio desconoce si padecía alguna enfermedad crónica. 

Como Olivia, otros familiares se reunieron ayer con el personal del instituto. Aída Ruiz García, su titular, dice que se trata de los primeros restos de mexicanos fallecidos a causa de Covid en Estados Unidos. 

Entre las 17 urnas correspondientes a oaxaqueños, 16 eran de hombres y una de una mujer. Antes de ser trasladados a México, la cancillería los llevó a la Catedral de San Patricio en Nueva York, y de ahí salieron rumbo a Ciudad de México; luego a Oaxaca.

Antes de entregar las urnas, en el instituto les hicieron una guardia de honor, se guardó un minuto de silencio por ellos, pero también les dedicaron aplausos. Uno a uno fueron nombrados y las lágrimas fueron inevitables para quienes se reencontraron con sus familiares, aunque no de la manera en que lo esperaban.

“Fueron héroes porque salieron de sus comunidades en busca del sueño americano, todos triunfaron en la gran manzana, pero desafortunadamente fallecieron a raíz de la pandemia. Algunos formaron hogares en la Unión Americana, otros más en sus comunidades de origen”, dijo la funcionaria. (Con información de Adrián Gaytán)

 

Relacionadas: