Desisten tomateros a sus cosechas por falta de apoyo | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

La Capital

Desisten tomateros a sus cosechas por falta de apoyo

Estas personas destinan muchas horas del día para ver florecer su cosecha, para tener una producción y venderla ya sea en la Central de Abasto o al menudeo en su domicilio donde acuden las personas.


Desisten tomateros a sus cosechas por falta de apoyo | El Imparcial de Oaxaca

En San Lorenzo Cacaotepec, municipio de los Valles Centrales, varias familias se dedican a la producción de tomate rojo. Al ingresar al pueblo que se localiza a unos metros de la carretera federal 190 en la desviación de Hacienda Blanca, se pueden observar invernaderos, estructuras blancas que dan indicio de alguna plantación.

Algunos se encuentran abandonados, porque desistieron en sus cosechas al no tener apoyo para seguir con sus actividades, otros más aún tienen vida por el interés de los dueños de esos espacios.

A un costado del centro de la población se encuentra una familia que instaló desde hace dos años,  su propia estructura en una hectárea y media para sobrevivir.

“La necesidad de vivir, porque uno busca opciones y no hay otras opciones, por eso se llegó a la idea de tener un trabajo propio”, dijo la propietaria quien junto con su esposo están sosteniendo este esfuerzo.

Estas personas destinan muchas horas del día para ver florecer su cosecha, para tener una producción y venderla ya sea en la Central de Abasto o al menudeo en su domicilio donde acuden las personas.

Explicaron que para tener un corte se esperan uno 3 a 4 meses, en un proceso que incluye el riego, la fertilización, el manejo de los cortes para que vayan sacando el fruto más rojo.

Para ellos es una inversión de varios miles de pesos, porque los insumos se cotizan en dólares y eso va incrementando el precio de lo que necesitan.

De acuerdo con el Atlas de la Sedapa, la producción estatal de jitomate es de 103 mil 556 toneladas, lo que representa el 2.9 por ciento de la producción nacional, superando a los estados de Querétaro, Coahuila y México.

En esta actividad, participan aproximadamente 3 mil 318 productores de 291 municipios, siendo la región de Valles Centrales la que mayor volumen de producción aporta con 78 mil 612 toneladas.

Para la familia de San Lorenzo Cacaotepec la dedicación de las personas en el nivel privado es lo que puede detonar la actividad del campo, porque la mayoría de la gente que se dedica a este sector primario, está abandonada.

El invernadero de estas personas que omitieron sus nombres para no tener ninguna dificultad, está activo, con su fruto rojo.

Ellos llevan sus toneladas a la Central, donde se instalan los productores locales, pero con esta pandemia, también han sufrido bajas ventas.

Anteriormente, en San Lorenzo más gente apostó por el cultivo de tomate, al igual que en San Felipe Tejalapam y otras comunidades de esta zona del Valle Central, pero poco a poco se han desprendido de este trabajo en el campo.

 

Piden interés gubernamental 

 

“Los programas de gobierno sí hay, pero hay que tenerlos que ir a buscar, a nosotros nos gustaría que vinieran acá a buscarnos al terreno y que nos hicieran unas preguntas de qué necesitamos, en qué nos pueden ayudar, y sería de mucha utilidad porque el campo está olvidado, el campo necesita mucho impulso”, dijo Valentín Arellanes.

Para el productor, se le debe dar el valor real y en todos los sentidos al trabajo de los campesinos, porque dedican varias horas para ir al campo, proteger sus siembras, así como dar empleo a decenas de familias.

El respaldo gubernamental sería un gran impulso para los productores para vivir un poco menos despreocupados en el tema económico.

“No hay campesinos millonario, pero sí se subsiste y además ofrecen empleo para muchas familias.

La actividad económica se agiliza con estos esfuerzos, porque son contratadas personas de manera temporal o permanente para estar pendiente de las cosechas.

Lo mismo opina la familia de San Lorenzo Cacaotepec que se dedica al cultivo del tomate rojo, ya que, no cuentan con apoyos gubernamentales para sostener su producción y que van aumentando conforme van pasando los años.

Consideraron que con los “moches” en la dependencias dedicadas a impulsar el campo, se desvío el sentido real de esos programas.

Por eso, para ellos, los esfuerzos particulares son los únicos que podrían sacar adelante un trabajo familiar.

Las personas que se dedican al tomate, esperan recibir, por lo menos, capacitación de parte del gobierno para tener las herramientas necesarias en su trabajo.


 

Relacionadas: