"Secan" contaminación e invasión a ríos urbanos
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Especiales

“Secan” contaminación e invasión a ríos urbanos

Especialistas advierten “situación crítica”. Los afluentes del Atoyac, Salado y San Felipe lucen aguas negras y sin desazolve

  • “Secan” contaminación e invasión a ríos urbanos
  • “Secan” contaminación e invasión a ríos urbanos
  • “Secan” contaminación e invasión a ríos urbanos
  • “Secan” contaminación e invasión a ríos urbanos
  • “Secan” contaminación e invasión a ríos urbanos
  • “Secan” contaminación e invasión a ríos urbanos
  • “Secan” contaminación e invasión a ríos urbanos

La invasión de márgenes, contaminación y nula regulación urbana han llevado a los ríos y arroyos que cruzan por la capital y zona conurbada a prácticamente su extinción.
De acuerdo al estudio sobre la protección de ríos, lagos y acuíferos desarrollado por la UNAM, uno de los problemas de los ríos, cuerpos de agua y aguas subterráneas es la contaminación por las descargas deaguas residuales.

Cada segundo se vierte a las redes de descarga y cuerpos de agua, 88.6 metros cúbicos por segundo, de aguas contaminadas sin tratamiento alguno provenientesdel uso público urbano.
La investigación expone que cada litro de agua residual contamina aproximadamente ocho litros de agua dulce, lo que tiene un efecto multiplicativo de 708.8 metros cúbicos por segundo, que deja de estar disponible para su uso.

Ríos de aguas negras

Tan solo en un recorrido por los ríos que atraviesan la capital se puede observar el alto grado de contaminación y abandono por parte de las autoridades de los diversos niveles encargados de su mantenimiento.

Por ejemplo en la zona de la Cascada, es visible la maleza que inunda lo que alguna vez fue el espacio por donde corría el agua dulce que bajaba de la parte alta de San Felipe del Agua, y que bañaba los campos agrícolas de la periferia.

Ahí, personas sin techo han encontrado un refugio cuyo sitio se ha convertido en lugar para dormir o alimentar a las mascotas, además, perros abandonados, en manada, deambulan en el lugar en busca de alimento.

Dicha zona en época de lluvia se había caracterizado por desbordarse ante el exceso de agua que bajaba del río San Felipe, no obstante, en los últimos años luce completamente seco.

El mismo panorama se observa en lo que fuera el Puente Porfirio Díaz, mismo que en lugar de agua dulce contiene desecho e invadida por maleza, misma que no ha sido retirada por largo tiempo.
Grafittis y deterioros son la postal en lo que alguna vez fueran sitios para observar aves o el simple atardecer como comentan vecinos de la zona, quienes lamentan el abandono en
el que se encuentran.

Mínima la disponibilidad de agua en Oaxaca

“Hemos llegado a una situación muy crítica y se refleja en el grado reducido de disponibilidad de agua y que se ha recrudecido en los últimos tres años”, explica Juan José Consejo Dueñas, director del Instituto de la Naturaleza y la Sociedad de Oaxaca (Inso).

A eso se suma – dice – la manera desordenada, caótica y muy acelerada de urbanización en los Valles Centrales, pues de ser una ciudad muy estable pasamos a una condición de gravedad en su entorno ambiental.

“Vivimos una constante falta de disponibilidad de agua, alta contaminación, deficiente manejo de Residuos Sólidos Urbanos (RSU) y a eso le sumamos la deforestación, nuestra situación es crítica en Oaxaca”, advierte.

Consejo Dueñas enfatiza que en la mayoría de los afluentes que cruzan por la capital y su zona conurbada se han convertido en vertederos de aguas negras, no tratadas y que generan una enorme contaminación.

 

La contaminación de los ríos forma parte del paisaje urbano.

El experto opina que ni las autoridades en sus tres niveles de gobierno, ni la sociedad en general han tenido los instrumentos para enfrentar las condiciones adversas o con medidas cortoplacistas.

“La planeación (urbana) no ha existido, observamos un crecimiento desmedido y que significa menos disponibilidad de agua dulce, entre estos el Atoyac, Salado, Jalatlaco, San Felipe y que han sido tratado de pésima manera”, añade.

Incluso enfatiza que se utilizan como vertederos de drenajes y desechos de todo tipo, al tiempo de invadir con construcción la zona federal y que es una violación de la ley y que además pone en riesgo a la población al reducirse su cauce.

En su opinión todavía hay tiempo (pero no mucho), para tratar de recuperar los cuerpos de agua, pero que incluyen esfuerzos de las autoridades estatales, federales, municipales y de la sociedad civil organizada.
La crisis, ya nos alcanzó

“En esta crisis que estamos viviendo de falta de agua y sequía tenemos que hacer algo y parte de eso es la reforestación social que se ha puesto en marcha años atrás y que hoy vemos han rendido frutos”, sostiene Félix Piñeyro Márquez coordinador de medio ambiente de la Fundación Alfredo Harp Helú Oaxaca.

Reconoce el alcance e impacto de la reforestación y cuidado de árboles en la ciudad como parte de la campaña de preservación del medio ambiente.

“Hoy en día vemos que el negocio de las pipas es creciente, pero llegará el momento en que ni para eso tengamos recurso hídrico en los Valles de Oaxaca”, expone.

Nuestra prioridad como sociedad es apoyar a la recuperación del medio ambiente, de ahí la campaña de reforestación y que para este año se impulsan 5 millones de árboles, destaca.

Piñeyro Márquez afirma que hace apenas unos 10 años se tenía un aforo de agua en la zona de San Felipe de 40 litros por segundo y ahora se ha reducido a 16 litros por segundo, “no solo es la Cordillera Norte sino también la zona de Etla y el nivel es muy bajo”.

Sostiene que otro factor preocupante es la alta sequía que se tiene en el estado y que desde hace tres años no se vivía tan extremo, hay datos que indican que para el presente año los índices se repitan.

“Vienen los 90 días más críticos y tenemos que apoyar con rescate de espacios verdes, para eso con el vivero de la Fundación se producen 5 millones de árboles, los cuales se distribuyen a través de Comisariados Comunales y autoridades de los diversos niveles”, expresa.

 

Relacionadas: