Ambulantes invaden los espacios públicos en Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

La Capital

Ambulantes invaden los espacios públicos en Oaxaca

Puestos de venta informal y mendicidad, son los principales entes que han hecho de estos espacios un lugar intranquilo.

Ambulantes invaden los espacios públicos en Oaxaca | El Imparcial de Oaxaca

Con la invasión de ambulantes y personas que se dedican a la mendicidad, el Zócalo y la Alameda de León han dejado de ser espacios de convivencia sana para las familias que buscan disfrutar del paisaje natural y patrimonial de la ciudad de Oaxaca.

Estos espacios simbólicos del Centro Histórico de la capital, se encuentran invadidos por personas que se dedican a vender diversos productos y familias que recorren desde las jardineras hasta los portales, solicitando apoyos económicos a los comensales.

“Es lamentable ver nuestro Zócalo invadido por ambulantes, no me refiero mucho a los que están en sus casetas vendiendo sus productos, los que ya abusan son los que se acercan cuando uno está conviviendo con la familia en los restaurantes”, señaló el arquitecto Orlando Pérez Hernández, vecino de la zona norte de la capital.

Expuso que en cualquiera de los portales que se ubican en la Plaza de la Constitución, existe la presencia de familias que se dedican a la mendicidad, “uno ya no sabe si darles o no porque no sabemos de dónde vienen y quiénes son”, añadió.

“Antes lo que hacía era compartirles un poco de lo que uno consume, pero ahora ya hay gente que abusa, sin pedir permiso ya están agarrando la comida o la botana que ordenamos en la mesa, eso ya es muy molesto”.

Comentó que en estos espacios se pueden encontrar desde personas de la tercera edad solicitando ayuda económica, hasta los famosos vendedores de palma, niños chicleros y vendedores ambulantes.

“No es que uno pida que se vayan o que los quiten, a lo mejor necesitan vender o conseguir para sus alimentos, pero lo que molesta es que lleguen hasta la mesa y tomen a sus antojo cosas que no deben”, señaló.

El primer cuadro de la ciudad, es considerado aún como un lugar seguro para las familias oaxaqueñas, donde se puede disfrutar de un paseo familiar a comparación de otros parques que se encuentran totalmente abandonados.

“Las mismas autoridades municipales permiten el aumento del ambulantaje en el Centro Histórico de la ciudad, sino frenan esta invasión en poco tiempo vamos a ver el resto de los parques invadidos totalmente como ocurre en el Zócalo y Alameda de León”, destacó Esther Merino Badiola, dirigente de la Alianza Empresarial y Comercial de Oaxaca (AECO).