Las drogas le quitaron todo | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

La Capital

Las drogas le quitaron todo

“La tentación está por todos lados, pero de uno depende si quieres una vida mejor” relata Ángel, interno del Centro de Atención Primaria en Adicciones de Xoxocotlán


Las drogas le quitaron todo | El Imparcial de Oaxaca

“La recuperación es posible con el apoyo de la familia y con mucho valor; la tentación está por todos lados, pero de uno depende si quieres una vida mejor” relata Ángel con sinceridad en la mirada. Llevaba más de una década en una nebulosa de alcohol y drogas.

Sentado en una de las sillas del Centro de Atención Primaria en Adicciones (CAPA), de Santa Cruz Xoxocotlán, Ángel se descubre la cabeza llevándose la gorra entre las piernas; su pie derecho impaciente llevaba el ritmo del segundero del reloj…

“me enfermé a los 13 años cuando probé mi primera cerveza”.

“Veía en casa que todos tomaban, para mí era normal, un año más tarde comencé a consumir drogas, con el paso del tiempo me di cuenta que tenía serios problemas”, señala el originario del Istmo de Tehuantepec, que años antes emprendió el sueño americano y se fue al norte, donde su adicción creció.

“Sin darme cuenta, del alcohol pasé a la marihuana, cocaína, cristal, thinner, resistol, piedra, probé de todo” dice mientras respira profundo y comenta que cada vez que consumía droga se sentía triste y solo. “A veces no sabía ni por qué lo hacía, pensaba que al drogarme o tomar podía conquistar a las chicas, dejar de sentir soledad, pero el efecto era lo contrario”.

A los 17 años, recuerda, lo acuchillaron a un costado del estómago, donde requirió 20 centímetros de sutura y un mes de hospitalización.

Para Ángel, las malas compañías y una difícil infancia junto a su padrastro, le hicieron más fácil el camino al pantano de las adicciones, “luego de estar ocho años lejos de casa, regresé a Oaxaca; ya no podía controlarme, ya no tenía trabajo ni dinero, estaba solo”.

Con la voz entrecortada, el hombre recuerda que de un episodio psicótico causado por un gran cóctel de drogas, su hermana lo internó en el Hospital Psiquiátrico “Cruz del Sur”, donde le otorgaron un tratamiento integral y después continuar con su recuperación en el CAPA.

“Aquí me han atendido muy bien, cada semana tengo terapia; dice la psicóloga que voy bien, la gente debe saber que sí se puede cambiar. Decir no, cuando te inviten un trago es difícil y se necesita de la familia, pero la recuperación es posible, hoy sigo sobrio, tengo un trabajo y el otro mes me voy a casar, me siento contento, útil y enamorado”, dice con su mirada llena de esperanza.

El director de Unidades de Especialidades Médicas-CAPA, Gustavo Hernández Silva, resalta lo grato que es tener casos de recuperación como el de Ángel, a quienes se les ve entrar con una mirada confundida y un semblante decaído, pero después adquieren confianza, mejoran en su salud y sus relaciones personales.

En esta Unidad de especialidad, donde se aplicaron 2 mil 399 pruebas de tamizaje para la detección de factores de riesgo en adicciones al mismo número de adolescentes, durante el primer cuatrimestre del año, se capacitan a 189 profesionales de la salud y docencia en prevención.

También se otorgan 52 consultas especializadas de primera vez y 152 subsecuentes, además de realizar actividades de campo como pláticas y talleres preventivos y “ferias de la salud”.

Hernández Silva, invitó a la población en general a acercarse al CAPA ubicado a un costado del centro de salud de Santa Cruz Xoxocotlán, donde podrán recibir asesorías, información, terapias personales y familiares en un horario de servicio de lunes a viernes de 8:00 a 17:30 horas y sábados de 8:00 a 15:30 horas.