Persisten abusos contra turistas en Oaxaca | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

La Capital

Persisten abusos contra turistas en Oaxaca

endedores ambulantes hacen su agosto con los visitantes, en el auditorio Guelaguetza


Persisten abusos contra turistas en Oaxaca | El Imparcial de Oaxaca

En el marco de las festividades de la Guelaguetza 2017, los precios de algunos productos artesanales y gastronomía oaxaqueña se mantuvieron por encima de sus costos reales.

Durante las primeras horas de este primer Lunes del Cerro, algunos propietarios de los puestos que se colocaron en inmediaciones del Auditorio Guelaguetza, en pleno julio aprovecharon para hacer su agosto.

La empanadas de amarillo que normalmente se venden de 15 a 20 pesos, hubo lugares donde aumentaron hasta en 35 y 40 pesos, lo mismo ocurrió con la bebida de los dioses, el tejate, donde el precio del vaso chico alcanzó hasta los 25 pesos cuando normalmente se comercializa en 10 pesos.

Lo mismo ocurrió con algunos productos artesanales como los alebrijes, las figuras comerciales de 20 pesos alcanzaron un costo hasta de 40 pesos, en tanto la ropa típica como una blusa y camisa de manta que tiene un costo normal de 150 pesos, de acuerdo al tejido, ahora se vendía en 250 pesos.

En estos productos con un poco de regateo, los visitantes podrían adquirir con costos más económicos, pero en general los comerciantes aprovecharon esta temporada para hacer su agosto.

Donde el abuso de los comerciantes fue exagerado, de acuerdo con las denuncias en las redes sociales fue en los puestos ambulantes colocados en el Centro Histórico, principalmente donde se ofrecían comida regional mexicana.

De acuerdo con los denunciantes, un huarache que en temporada baja tiene un costo máximo de 50 pesos, se vendió hasta en 180 pesos. “Es lamentable que en plena fechas festivas en nuestro bello Oaxaca se presente este tipo de situaciones”, señaló el denunciante.

Detalló que los puestos colocados en la Alameda de León, el consumo mínimo de dos personas se llega a cobrar hasta en 390 pesos que consiste en un huarache, orden de alambre, agua de horchata y un refresco.

“A lado de nosotros estaban unos turistas que les cobraron 900 pesos, se pasaron de lanza”, comentó uno de los ciudadanos que recomendó a los visitantes preguntar los costos de los productos antes de consumirlos.

Aplican operativo

Ante las constantes denuncias, personal de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), implementó un operativo en inmediaciones del Auditorio Guelaguetza, los inspectores obligaron a los comerciantes colocar letreros sobre el costo de los productos.

Los que no contaban con ello, se les obsequió hojas de papel con la leyenda “exige precios a la vista y compara, la fuerza del consumidor”, entonces los prestadores de servicios se vieron obligados a respetar sus costos normales tanto de la gastronomía como de las artesanías.


 

Relacionadas: