Lucha Xoxo por dejar atrás la pobreza - El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Especiales

Lucha Xoxo por dejar atrás la pobreza

Al municipio de Xoxocotlán solo lo separan 5 kilómetros de la capital, sin embargo, las colonias aún carecen de pavimentación en algunas calles y la falta de servicios básicos es un obstáculo a librar para los miles de pobladores


  • Lucha Xoxo por dejar atrás la pobreza
  • Lucha Xoxo por dejar atrás la pobreza
  • Lucha Xoxo por dejar atrás la pobreza
  • Lucha Xoxo por dejar atrás la pobreza
  • Lucha Xoxo por dejar atrás la pobreza
  • Lucha Xoxo por dejar atrás la pobreza
  • Lucha Xoxo por dejar atrás la pobreza
  • Lucha Xoxo por dejar atrás la pobreza
  • Lucha Xoxo por dejar atrás la pobreza
  • Lucha Xoxo por dejar atrás la pobreza
Fotos: Rubén Morales

Colonias como La Loma, Rufino Tamayo y Lomas de Monte Albán localizadas en Santa Cruz Xoxocotlán ven en el tequio y la organización vecinal una forma de contener la delincuencia y mejorar sus condiciones de vida.

A pesar de estar a escasos 20 minutos de la capital del estado, algunas colonias del municipio conurbado carecen de algunos servicios básicos, los cuales generan otro tipo de afectaciones en la población.

Las calles polvorientas de la colonia La Loma muestran un panorama adverso.

“Llegamos hace como tres años y poco a poco con la ayuda de las autoridades municipales y el trabajo de todos pudimos pavimentar algunas calles e introducir el drenaje, pero otras más quedaron pendientes”, relata Antonia Ramírez, vecina de la zona.

Pendiente de lo que ocurre en la calle en donde se ubica su vivienda, construida de lámina y tubulares, relata las penurias y extenuantes jornadas laborales para sacar adelante a la familia.

Desconfiada de la presencia de personas ajenas a la colonia, dice que entre los vecinos han acordado apoyarse de forma mutua en caso de ser víctimas de los delincuentes o de alguna agresión.

“No nos ha alcanzado para las lonas, a pesar de que somos trabajadores hay cosas para las que no podemos gastar de más, pero lo más importante es la organización y estar al pendiente de lo que pasa en la calle”, dice mientras asegura con llave la puerta de su casa.

Admite que las patrullas pasan de vez en cuando, por eso ha sido fundamental conocer a los vecinos y dejar prendidas las luces del exterior de las viviendas, como una forma de evitar el acoso a las mujeres.

“Nuestras jóvenes o hijas vienen de regreso de sus trabajos y la escuela como a las 8:30 o 9 de la noche y la luz del poste es muy baja y algunos hombres ahí andan para molestar y aprovecharse de la oscuridad”, detalla.

Salud, un bien necesario

Para Josafat Luna médico general de la Casa de Salud de la Segunda Ampliación de la colonia Rufino Tamayo, las enfermedades más comunes en la población que acude a las visitas son las Infecciones Respiratorias Agudas (IRAS) y Enfermedades Gastrointestinales.

Con un horario que va de las 8:30 de la mañana a las 2 de la tarde, el joven profesionista de la salud expone que adultos mayores y menores de edad, son quienes acuden con mayor frecuencia al consultorio.

Sin embargo, se tienen algunas limitaciones para brindar el servicio, toda vez que al ser financiado por el propio ayuntamiento de Santa Cruz Xoxocotlán, el cuadro básico de medicamentos es muy reducido.

“Dependemos de donaciones en cuanto a medicamentos, por eso es que tenemos muy pocos y si los tenemos son en pequeñas cantidades, pero siempre tratamos de dar un buen servicio a la población vulnerable”, explica.

Rodeado de calles de tierra, advierte que de cierta forma tanto el polvo como la mala alimentación contribuyen a acentuar algunos padecimientos físicos de los habitantes, aunado a la baja de defensas.

No obstante reconoce la disposición de los usuarios de la Casa de Salud para buscar alternativas y complementar sus tratamientos médicos e incluso dar seguimiento a unos 40 pacientes con enfermedades crónico – degenerativas.

Una luz de esperanza para la niñez

Localizado en medio de calles polvorientas y un terreno árido, el Jardín de Niños “Alicia Lilia Porras” es una especie de oasis educativo para los menores de edad que habitan en la colonia Lomas de Monte Albán.

Con dos aulas construidas de lámina y otros materiales conseguidos por la comunidad iniciaron sus labores para beneficiar a decenas de menores de edad, quienes cursan del primero al tercero de preescolar.

Leticia Pérez es madre de familia de dos menores de edad, de uno que cursa el segundo año de preescolar y de otro que la acompaña en sus labores diarias en el trabajo en el hogar.
La señora Pérez pide a las autoridades estatales y municipales atender las necesidades de la institución educativa dado que los estudiantes juegan en el piso de tierra, los sanitarios carecen de agua potable y el techado es algo impostergable.

“Tenemos muchas necesidades con los niños, es una zona con muchas carencias pero los padres apoyamos a las maestras y la directora para que los niños tengan mejores espacios”, subraya.
Luego de gestiones ante el edil Alejandro López Jarquín les construyó las primeras aulas de concreto y otro anexo, con lo cual se cimientan las primeras esperanzas de mejoras en infraestructura educativa en la colonia Lomas de Monte Albán.

Un mar de necesidades

A lo largo de un recorrido por algunas de las colonias del municipio conurbado de Santa Cruz Xoxocotlán se observa la falta de algunos servicios básicos como son; agua potable, drenaje, pavimentación y salud.

Sin embargo, algo que destaca en la demarcación, catalogado como un cinturón de miseria urbana, es la organización entre los vecinos para llevar a cabo tequios y apoyar a la ejecución de obras o bien estrategias de seguridad que inhiban los delitos comunes.

Entre los delitos que más resaltan en la población está el robo a casa habitación, asalto a mano armada y robo de auto partes, para lo cual se ha creado un comité de vigilancia.

Desde el punto de vista de la organización Gente Productiva de Oaxaca, Santa Cruz Xoxocotlán registra pobreza extrema en un 12 por ciento de su población con cinturones de miseria significativos y en donde se requiere de la mano de todos los actores sociales y políticos.

De la población que habita en el municipio conurbado a la capital, unas 23 mil personas carecen de programas elementales y de servicios, a pesar de vivir en la zona con alta plusvalía ante la llegada de decenas de fraccionamientos.

La pobreza existe y es latente, por eso en la organización Gente Productiva brinda impulso a los habitantes con mayores necesidades para lograr una mejora en las familias y atender sus necesidades básicas.

Una de sus acciones prioritarias es la aportación de desayunos a niños de escasos recursos y que ven en la sociedad civil una oportunidad para continuar con sus estudios de nivel básico.

En Oaxaca se hereda la pobreza

En la investigación social denominada “Pobreza intergeneracional en el estado de Oaxaca”, elaborado por las investigadoras de la UABJO, Ana Luz Ramos- Soto y Rosa María Velásquez Sánchez, se expone que la pobreza intergeneracional ha persistido en el estado de Oaxaca desde hace más de dos décadas.

Detallan que aunque en algunos de sus espacios geográficos dicho problema ha disminuido, en otros ha aumentado, lo que hace suponer un traslado de la población rural al área urbana, incrementando el número de pobres de las ciudades.

Las políticas sociales no han sido suficientes para reducir los niveles de pobreza dado que en los principales municipios del estado de Oaxaca se sigue viendo un alto porcentaje de pobreza.
A esto, se le suma que el acceso a los servicios públicos y condiciones de la vivienda fue deficiente, debido a que en el año 2010, el 22.8 por ciento de la población estatal no tenía agua entubada y el 29.2 por ciento no contaba con drenaje, en comparación con 8.5 por ciento y 9.7 por ciento a nivel nacional.

En el suministro de energía eléctrica, 5.7 por ciento de las viviendas no dispuso del servicio y 18.7 por ciento tuvo piso de tierra, en relación con el 2.2 por ciento y 6.2 por ciento a nivel nacional.


 

Relacionadas: