Escuelas de Tiempo Completo, alternativa oculta de la S-22 | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Especiales

Escuelas de Tiempo Completo, alternativa oculta de la S-22

Desde hace siete años este programa opera en la entidad pese a la oposición del magisterio; hoy, 4 mil 479 docentes lo operan apoyando la enseñanza y alimentación de los estudiantes e incrementando sus salarios


Escuelas de Tiempo Completo, alternativa oculta de la S-22 | El Imparcial de Oaxaca

Las escuelas de tiempo completo para preescolar y primaria son una buena opción para madres trabajadoras y han dado buenos resultados en la enseñanza, aseguran padres de familia. Sin embargo, pese a su bondad, existe resistencia por parte de la Sección 22 debido a que son parte de un programa federal.

Desde que inició este programa en el 2007 se ha implementado en las entidades y en Oaxaca, en varios casos, algunos planteles que trabajan bajo este esquema permanecen ocultos para evitar represalias de la dirigencia sindical.

El reporte del Instituto Estatal de Educación Pública de Oaxaca (IEEPO) es que cuentan con 876 escuelas de tiempo completo, invirtiendo en el ciclo 2016-2017 430 millones de pesos.

Primaria Guerrero, 10 ciclos

La escuela primaria Vicente Guerrero, de Santa María El Tule, lleva 10 ciclos escolares con programas de calidad. Cuenta con amplias instalaciones para actividades deportivas. En las canchas de basquetbol tienen la foto del equipo de los niños triquis, quienes cursaron el nivel primaria en este plantel.

“Es muy buen programa, ayuda a los padres de familia y nuestros hijos tienen un buen aprovechamiento”, dijo Magali Mijangos, con dos hijos estudiando en esta escuela, donde da una pequeña cooperación para la alimentación.

El programa establece que los tutores se encarguen de la cocina, pero por acuerdo designan a una persona que prepara los alimentos, a quien apoyan económicamente.

La primaria tiene 502 alumnos, no obstante, su director, Guillermo Martínez Santiago, anunció que por la amplia demanda para el ciclo escolar 2017-2018 abrirán otro grupo. Tan solo para el primer grado ingresarán 106 alumnos.

“Por la calidad que manejamos hay mucha demanda y hay personas en lista de espera, por eso estamos realizando el mejor esfuerzo por crecer”, externó.

A nivel estatal, el personal de educación adscrito a este programa está formado por cuatro mil 623 hombres y mujeres que atienden a 82 mil escolares en jornadas de entre seis y ocho horas, en las que se ofrecen diversas actividades que una escuela pública ordinaria no tendría.

Uno de los principales fines del personal que acepta pertenecer a este esquema es optimizar el tiempo escolar reforzando las competencias: lectura y escritura, matemáticas, recreación y desarrollo físico, así como arte, cultura y convivencia escolar.

Los docentes de esta primaria de El Tule explicaron que para cumplir con estos requerimientos atienden a los estudiantes de 8:00 a 14:30 horas y después, hasta las 15:30 horas, se dedican a las líneas de arte y cultura, el impulso de la vida saludable, deporte, inglés, así como talles de música o danza.

“Es una escuela demandante, donde no paramos actividades, por eso, muchos padres y madres de familia buscan inscribirse a la institución”, comentó Martínez Santiago.

En esta escuela iniciaron con el programa de calidad, después se sumaron a la jornada ampliada y ahora son escuelas de tiempo completo.

Beneficios económicos para docentes

El IEEPO reportó que bajo este sistema están laborando 875 directores o directoras, 3 mil 502 docentes, 246 intendentes, quienes obtienen ingresos adicionales a sus salarios mensuales por 4 mil 479, 3 mil 808 y 965 pesos, respectivamente, por ampliar por dos horas su estancia en las aulas.

Aunque el mes pasado el personal denunció falta de pago de parte de la autoridad federal, sus bonificaciones les fueron entregados y la autoridad negó que exista riesgo para suspender el programa en Oaxaca.

“Como maestra estoy muy contenta de estar en este programa, porque estamos ayudando a los menores, también recibimos una compensación que nos beneficia”, comentó una de las docentes que trabaja en el nivel preescolar, sin dar a conocer su nombre completo.

Reconoció que existe una negativa sindical por aceptar estos programas y hasta tachan de “charros” a quienes los apoyan y deciden no acudir a los paros que decreta la Sección 22.

En la escuela Vicente Guerrero el personal labora los 200 días que indica el calendario escolar y se sujetan a los programas federales.

La cocina

Las escuelas de este tipo cuentan con un comedor que es coordinado por las mamás y ante la falta de tiempo para las actividades, realizan cooperaciones de cinco pesos cada una.

El director de la primaria explicó que no se permite la comida chatarra. Este día el menú fue: huevos a la mexicana, atole de avena y de colación, papaya.

“Existe una norma que prohíbe que vengan a vender comida chatarra o que se les den de comer a los alumnos cantidades grandes de grasa, azúcar o sal. Estamos en el plan de evitar la obesidad y el sobrepeso”, comentó.

El Programa Nacional de Escuelas de Tiempo Completo señala que al ampliar el horario escolar hasta las 16:00 horas, los alumnos además de trabajar en las asignaturas del plan de estudios, cuentan con tiempo suficiente para realizar actividades nuevas como el aprendizaje de una segunda lengua, el manejo de tecnologías informáticas, educación física y artística, así como técnicas de estudio independiente.


 

Relacionadas: