Organizaciones chantajistas ponen en riesgo la Guelaguetza | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

La Capital

Organizaciones chantajistas ponen en riesgo la Guelaguetza

Necesitamos condiciones para poder trabajar, dice Raúl Ruiz Robles, dirigente de Coparmex


Organizaciones chantajistas ponen en riesgo la Guelaguetza | El Imparcial de Oaxaca

El presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), Raúl Ruiz Robles, pidió condiciones para la celebración de la Guelaguetza, ya que grupos chantajistas se apoderan de las calles y afectan a miles, como la protesta de ayer (lunes) de transportistas.

“No necesitamos limosna, ni dádivas, necesitamos condiciones para poder trabajar. Oaxaca necesita justicia, si hay justicia, hay paz y reactivación económica”, dijo.

Para el dirigente empresarial, es crítica la situación de la entidad y aunque el Gobierno del Estado garantiza la fiesta de julio, existen grupos en espera de la fecha para salir a inconformarse.

“Puede que haya las condiciones de seguridad, pero las condiciones sociales, ?dónde están?, sin duda, eso ahuyenta a los turistas”, añadió.

Ruiz Robles externó que no se puede permitir este tipo de hechos, no es viable acostumbrase a la obstrucción del libre tránsito, porque aunque Oaxaca no depende del turismo sino del gobierno y de las remesas de los migrantes, esta actividad económica es importante.

Sobre el bloqueo que realizaron transportistas, el líder de Coparmex dijo que no se vale que las organizaciones exijan trabajo a cambio del chantaje: es inaudito. Como si los empresarios salieran a las calles a bloquear para pedir que sean los únicos proveedores del Gobierno del Estado.

En Oaxaca no hay recuperación económica, se siguen dando los despidos y la baja de cortinas de varias empresas. “Las inversiones se están yendo, la gente no quiere venir a invertir y eso es una realidad. No hay espacios para nosotros ni para nuevas empresas”, abundó.

Para recomponer la situación, el Gobierno debe dejar de tener oídos sordos y las organizaciones, tener un límite, porque desde hace varias décadas se prostituyó la lucha social. “Hay organizaciones que actúan bajo el chantaje, con el único objetivo de lograr sus intereses particulares”.

Todos esos hechos hacen que Oaxaca esté devastada, sin reactivación económica y con apoyos que son paliativos, como los 10 mil pesos que les dieron a los empresarios para la supuesta reactivación, concluyó.


 

Relacionadas: