Vivir entre basura en Oaxaca | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Especiales

Vivir entre basura en Oaxaca

La contaminación del aire y agua constituye un peligroso foco de infección para los más de 20 mil habitantes de la zona


  • Vivir entre basura en Oaxaca
  • Vivir entre basura en Oaxaca
  • Vivir entre basura en Oaxaca
  • Vivir entre basura en Oaxaca
  • Vivir entre basura en Oaxaca
  • Vivir entre basura en Oaxaca
  • Vivir entre basura en Oaxaca

A pesar de que la basura puede ser la causa principal de más de 40 enfermedades, los habitantes de las colonias aledañas al basurero municipal saben que deben “pelear o convivir” con todas ellas.
La proximidad con la basura constituye un peligroso foco de infección, generando enfermedades como la hepatitis viral, fiebre tifoidea, diarrea aguda, parasitosis intestinales, cólera, enfermedades de la piel, alergias, gangrena, entre otras.

La transmisión de las infecciones puede efectuarse de diversas maneras: por el contacto directo con los desechos o por la vía indirecta a través de los vectores que viven en las zonas de basurales.
Algunas de las patologías infecciosas que están directamente relacionadas con los residuos son: Hepatitis viral, fiebre tifoidea, diarrea aguda, parasitosis intestinales (ascaris, tenias, giardias, amebas) y cólera.

Otras más como enfermedades de la piel, alergias, gangrena, abcesos, tuberculosis, toxoplasmosis, encefalitis, enfermedades respiratorias, conjuntivitis, brucelosis, entre otras.

“Qué le vamos a hacer si aquí nos tocó vivir desde hace más de 20 años”, dijo don Javier, quien emplazó a las autoridades a atender las demandas de drenaje, alcantarillado, agua potable y pavimentación de las calles.

Aquí no sólo es la contaminación y las enfermedades por la basura, también por el ruido permanente de los motores de los camiones que llegan a descargar todo tipo de desechos.

“Todo el tiempo, chicos y grandes sufren infecciones de ojos y piel, hay quienes aseguran que se les cae el cabello, en especial a quienes se dedican a recolectar plástico, aluminio, cartón y otros desechos”, contó doña Jovita López.

En tanto, Carlos Hernández explicó que hay cerca de 20 mil habitantes en las 28 colonias alrededor del basurero, las más grandes, Guillermo González Guardado y la Vicente Guerrero, que se ha convertido en agencia municipal de Zaachila.

Hay dos centros de salud y un dispensario, pero son insuficientes para atender las carencias y necesidades de la población, en especial para mujeres, niños y ancianos que son los más vulnerables.
A pesar de la rehabilitación y saneamiento del denominado Sitio de Disposición Final de Residuos Sólidos Urbanos del Municipio de Oaxaca de Juárez y 28 municipios conurbados, los vecinos señalan que la contaminación es evidente a través del aire y del agua, pues además de la generación de malos olores, prolifera la fauna nociva como son los roedores y la presencia de aves de rapiña en la zona. Además, a diferencia de otros años, hoy la basura ya no se quema.

El tiradero que hoy funciona como un relleno sanitario, empezó a operar en 1981, y en 2008, expertos en el tema de la basura advirtieron que debía dejar de funcionar en virtud de que sus desechos lixiviados contaminaban los mantos freáticos hasta en cuatro kilómetros a la redonda.

Sugirieron su cierre definitivo, pero no se hizo. Hoy el problema ha degenerado en un foco de infección producto de los problemas sociales y políticos, además del contaminante y un problema de salud pública.

En aras de atender la salud pública en la zona, cada tres o cuatro meses la Dirección de Salud Municipal en coordinación con los Servicios de Salud de Oaxaca (SSO), llevan a cabo fumigaciones para evitar la presencia de moscos y zancudos que trasmiten dengue o chikungunya, entre otras enfermedades.

De acuerdo con quienes manejan el relleno sanitario, con este tipo de infraestructura se han hecho trabajos para el buen manejo de lixiviados, mismos que anteriormente se acumulaban en una laguna, prácticamente siempre estaba llena y en tiempos de lluvia escurrían por la calle hasta llegar al entronque con la carretera.

Ante ello, el líder de la Unión de Pepenadores Guie-Niza, Jesús Alberto Vásquez López solicitó a las autoridades apoyos para 120 trabajadores que laboran reciclando la basura para alimentar a más de 80 familias.


 

Relacionadas: